El capítulo final de la novela que tiene a Emiliano Rigoni como protagonista está a punto de desarrollarse. Su tan dilatada transferencia se cumplirá en las próximas horas cuando le ponga la firma al contrato que lo unirá al Zenit de Rusia.

El mediocampista cordobés de 24 años ya se encuentra en Rusia donde se sometió a la revisión médica y, posteriormente, le pondrá el gancho al vínculo que lo depositará en el fútbol ruso por cuatro temporadas.

El hombre de Independiente será vendido en una cifra cercana a los 12 millones de dólares –8 millones serían para la entidad de Avellaneda– y los rusos le pondrían una cláusula de rescisión de 60 millones de euros.

"Estoy muy contento de estar en Zenit y lo mejor, vamos con todo", le dijo Rigoni a un hincha que lo agarró por las calles de San Petersburgo en las últimas horas.

El hombre surgido en Belgrano de Córdoba tendrá como compañeros a los argentinos Leandro Paredes, Sebastián Driussi, Matías Kranevitter y Emanuel Mammana.

LEA MÁS: