La final del reducido de la Primera B Metropolitana por el segundo ascenso al Nacional B terminó en escándalo. Deportivo Riestra recibía en su cancha de Villa Soldati a Comunicaciones en el partido de vuelta, tras haber perdido por 1-0 en la ida.

El conjunto local ganaba 2-0 (con goles de Nahuel Benítez y Mauro Ortiz), daba vuelta la serie y se aseguraba el ascenso, pero Comunicaciones presionaba en busca del tanto que igualara la serie y forzara la definición por penales.

Cuando se cumplieron los 45 minutos del segundo tiempo, el árbitro Paulo Vigliano adicionó cinco. Fue en ese momento cuando un grupo de hinchas de Riestra invadió el campo de juego y forzó la detención del juego.

Tras algunos minutos, y al ver que la situación no lograba ser controlada por las fuerzas de seguridad, Vigliano decidió suspender el encuentro. Los jugadores del conjunto de Villa Soldati comenzaron a festejar el ascenso, ante el enojo de los de "Comu".

"Entró un hincha y nos pegó una piña, nosotros queríamos jugar. Acá gana el poder sobre la humildad. Se veía que estaba por venir el gol de Comunicaciones y abrieron las puertas", denunció Federico Barrionuevo, jugador del equipo de Agronomía, en diálogo con TyC Sports.

Ahora, la decisión estará en manos de la AFA, que deberá determinar si da por terminado el encuentro y, por consiguiente, le da el ascenso a Deportivo Riestra o si obliga a jugar los cinco minutos que faltaban.

En horas de la tarde, la AFA publicó en su cuenta de Twitter que Vigliano deberá elevar un informe al Tribunal de Disciplina, el cual resolverá "a la brevedad" los pasos a seguir.

LEA MÁS: