La cena homenaje a Diego Armando Maradona en Nápoles terminó de una manera particular para el crack argentino que es una especie de deidad para los ciudadanos de esa región: se mostró eufórico, emocionado y con algunos problemas para dar un discurso.

Algunos de los videos que se filtraron mostraron a un Diego desenfrenado acompañando a los tifosi en su típico canto de guerra "Ho visto Maradona, innamorato son". El futbolista, al terminar, tomó una copa que había en la mesa, la terminó y debió ser sacado del lugar por los agentes de seguridad que lo escoltaban.

Previamente, el argentino cortó una torta e intentó decir unas palabras, pero no se encontraba en el mejor estado para dar un discurso y apenas pudo esbozar unas breves frases, que fueron acompañadas por la ovación de los presentes.

Según informaron, Maradona llegó al hotel donde estaba hospedado y salió al balcón para arengar a los fanáticos que hacían guardia en la calle.

En las horas previas, había sido condecorado con la ciudadanía honoraria de Nápoles y había sido noticia por mostrarse descontrolado bebiendo en el avión privado que lo trasladó hasta el sitio donde mostró su mejor versión como futbolista al conquistar cinco títulos.

LEA MÁS: