(AFP)
(AFP)

Lionel Messi cerró su temporada con Barcelona con un sabor agridulce, pese a que el sábado pasado se alzó con la Copa del Rey tras vencer en la final al Alavés. Los catalanes finalmente sucumbieron en la batalla con Real Madrid por La Liga y quedaron lejos en la puja por la Champions League.

Pero la agenda del rosarino continúa. Los próximos dos desafíos de la Pulga serán con la camiseta de la Selección argentina: el 9 de junio ante Brasil, en Melbourne, y el 13 del mismo mes contra Singapur, en Singapur. Estos dos juegos marcarán el inicio de la era Jorge Sampaoli al frente de la Albiceleste.

Sin embargo, Messi realizará una escala previa en China para cumplir con una serie de actos promocionales. El futbolista, que viajó acompañado de Pepe Costa, responsable de la oficina de atención al jugador del Barcelona, acudirá a la presentación de un nuevo sponsor y también estará en la inauguración de un museo, en un acto organizado por Mediapro.

Tras estos dos eventos, Messi marchará rumbo a Australia para sumarse a los entrenamientos de Sampaoli con Argentina. Vale recordar que el jugador ya podrá participar normalmente con la Albiceleste a partir de septiembre en las clasificatorias para el Mundial de Rusia, tras la revocación de la sanción que le había impuesto la FIFA en un principio por su discusión con un árbitro en el duelo con Chile.

LEA MÁS: