Un hecho poco común se dio durante el duelo entre Thanasi Kokkinakis y Kei Nishikori en Roland Garros. El japonés se desentendió de una pelota tras devolver alto y provocó la confusión de su ball boy más cercano.

El australiano devolvió en dos ocasiones, antes que la bola tomara una gran altura tras el impacto del asiático, que no pudo darle de lleno. Kokkinakis mantuvo la concentración en la jugada y metió un smash para ponerse en ventaja ese game, ante la sorpresa de un Nishikori que estaba resignado y fue asistido por el alcanzapelotas, antes de que finalizara el punto.

Hubo sonrisas de un lado y del otro de la red, pero el umpire no dio el brazo a torcer y mantuvo el punto para el australiano. Finalmente Nishikori ganó el partido por 4-6, 6-1, 6-4 y 6-4.

LEA MÁS: