Esta noche, San Antonio y Golden State se enfrentarán por la cuarta final de la Conferencia Oeste de la NBA. Los Warriors llevan una abrumadora ventaja de 3-0, por lo que una victoria los depositará en la gran definición del certamen. Una eliminación de los Spurs podría, tal vez, significar que este será el último partido de Emanuel Ginóbili como profesional.

A los 39 años, el bahiense aún no ha definido si seguirá jugando al básquet en la próxima temporada, por lo que la de esta noche podría llegar a ser su última función dentro de una cancha. Sin embargo, el escolta evitó dar precisiones respecto de su futuro.

"Los tiempos en los que tenía que estar rehabilitándome todo el tiempo y en los que tenía muchos problemas fueron los momentos en los que pensé que tal vez era mejor quedarme en casa, pero las últimas tres temporadas han sido muy buenas, excepto por pequeños incidentes. He tenido muy buenas temporadas y estoy muy feliz por cómo salieron las cosas. Estoy disfrutando", dijo Ginóbili a la prensa, en la previa del duelo con los Warriors.

Ante la insistencia de los periodistas respecto de lo que hará una vez finalizada la temporada, bromeó: "¿Estamos teniendo la conferencia de prensa de mi retiro?, ¿quieren que diga algo?".

"No sé qué haré ni qué diré. Voy partido a partido. Veremos si mañana (por hoy) es el último partido de la temporada. Esperemos que no y que tengamos algunos más. Una vez que termine, comenzaré a pensar qué es lo que trae el futuro", planteó.

Desde las 22 (con TV de ESPN), los Spurs serán locales ante los Warriors, que van por la gran final. Con las ausencias de Kawhi Leonard y de Tony Parker, los dirigidos por Gregg Popovich intentarán seguir vivos en la serie. Más allá del resultado, todos los ojos estarán puestos sobre Manu, a la espera de que no sea su último partido y de que los fanáticos puedan seguir disfrutando de su talento por un tiempo más.

LEA MÁS: