El 15 de noviembre de 2016 se rompió el diálogo. Luego de ganarle a Colombia, todo el plantel de la Selección argentina se hizo presente en la sala de conferencia de prensa y Lionel Messi hizo un anuncio: por algunas acusaciones contra Ezequiel Lavezzi, decidieron no hablar más con la prensa.

Todo el plantel mantuvo esta medida, hasta hace poco. Marcos Rojo, quien fue titular en la victoria ante Chile y en la derrota ante Bolivia en La Paz, rompió la veda y accedió a concederle una nota a Jaque y Mate.

En un anticipo del programa que se emitirá en los próximos días, el defensor del Manchester United avaló el accionar de sus compañeros en la albiceleste y recalcó los motivos que los llevaron a tomar esa decisión: "Todo esto que se fue dando de la falta de respeto, fue algo que se fue formando. Fuimos aguantando y aguantando, hasta que llegó un momento en que la cosa ya no daba para más".

AP / Victor R. Caivano
AP / Victor R. Caivano

"Es difícil porque estamos todo el tiempo bajo la lupa. Dicen que 'tienen que rendir, son los mejores, vienen de afuera y no saludan a la gente' y por ahí en vez de hacerte una crítica de fútbol te saltan con una boludez que no viene al caso. Eso te da bronca. Si jugué mal, decime que jugué mal", concluyó el futbolista.

La Selección, a falta de cuatro compromisos para que finalicen las Eliminatorias Sudamericanas, acumula 22 unidades y figura en la quinta colocación, puesto que otorga un lugar en el repechaje, en un duelo ante el mejor de Oceanía.

LEA MÁS: