Lionel Messi fue la figura excluyente en el triunfo del Barcelona sobre el Celta que depositó al equipo de Luis Enrique nuevamente en la punta. Anotó dos tantos con hermosas definiciones y asistió en otro par de goles.

Sin embargo, las miradas quedaron enfocadas en lo que fue la apertura del marcador del partido por un singular festejo que generó la curiosidad en diferentes medios del mundo.

La Pulga arrancó desde mitad de cancha, se sacó a varias marcas de encima y definió como ya tiene acostumbrado al público. Luego de saludar a sus compañeros y realizar el característico gesto al cielo en homenaje a su abuela Celia, miró a una de las tribunas del Camp Nou, puso su mano como si fuese un teléfono y realizó un ademán pidiendo que se apuren.

¿A quién se lo hizo? Las primeras sospechas especularon con que fue dirigido al presidente del club Josep María Bartomeu por las lentas negociaciones que encabeza para renovar su contrato.

El rosarino finaliza el vínculo con la institución en junio del 2018, es decir menos de un año y medio. Si bien el directivo aseguró semanas atrás que ya había llamado al padre de Lionel para iniciar las gestiones, todavía no hubo mayores novedades.

Según publicó el diario catalán Mundo Deportivo, el futbolista contó en off the récord que lo hizo dirigido a un sobrino al que llamó varias veces durante el día para felicitarlo por un motivo en particular y que no le atendió el teléfono. Aún así, varios se enfocaron en su cara de enojado, desconfiando de la explicación oficial.

LEA MÁS: