Corría el año 2010 y San Antonio Spurs se medía con Oklahoma City y Emanuel Ginóbili estaba en cancha. Un joven Kevin Durant aparecía en escena y empezaba a dar muestras de madurez, camino a la transformación que lo llevaría a ser hoy uno de los mejores jugadores de la NBA.

Fue un partido infartante que terminó con victoria 109-108 en tiempo extra a favor de los de Gregg Popovich. Y tuvo una jugada del bahiense que quedó grabada a fuego en la memoria del alero norteamericano.

"Ves a Manu Ginóbili y no ves un sexto hombre. Es un sexto titular. Mucha gente amaría ser como él y la razón por la que lo amo es por una jugada que me hizo decir 'este tipo es un ganador, un maldito ganador'", comentó Durant, al ser consultado por la figura argentina, a la que enfrentó en los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Manu fue clave en aquel Oklahoma-San Antonio de 2010 (Getty)
Manu fue clave en aquel Oklahoma-San Antonio de 2010 (Getty)

La estrella de Golden State Warriors siguió dando detalles de aquella noche en la que Manu lo deslumbró: "Jugamos contra ellos (los Spurs) en 2010 y no le pudimos ganar, no éramos tan disciplinados como ellos. Él estaba mal, iba como 0 de 7. Se paró para lanzar y dejó que la pelota picara. Y se tiró afuera de la cancha completamente, con pies y manos en el aire".

Esa maniobra le permitió a un compañero de Ginóbili anotar el doble de la victoria, a falta de 9 segundos para el final. "Yo pensaba 'este tipo es un maldito ganador'. No le importa nada y es rudo. Necesitas ser un poco despiadado, loco y paranoico para estar en esta liga y ser así de bueno durante tanto tiempo", concluyó Durant, un verdadero admirador de Manu.

LEA MÁS: