Arturo Vidal se accidentó con su Ferrari durante la última Copa América (EFE)
Arturo Vidal se accidentó con su Ferrari durante la última Copa América (EFE)

Las estrellas del fútbol internacional cobran grandes sumas de dinero por los contratos con sus clubes y los acuerdos de publicidad. Es por eso que, la mayoría de ellos, conducen autos de alta gama, los cuales valen decenas o, incluso, cientos de miles de dólares. Sin embargo, estas potentes máquinas requieren de ciertas habilidades para ser manejadas, algo con lo que muchas veces los deportistas no cuentan.

Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Arturo Vidal son solo algunos de los que salieron en las noticias por chocar con sus autos de lujo, de marcas como Ferrari, BMW y Porsche. Ante esta peligrosa situación, que pone en riesgo la vida de los deportistas y también de terceros, un grupo de empresas decidió asociarse para crear un curso de manejo de estos vehículos.

La Feerrari del uruguayo Martín Cäceres, (@lainfo_deportes)
La Feerrari del uruguayo Martín Cäceres, (@lainfo_deportes)

Premier Sports, dedicada a los eventos deportivos, junto a la concesionaria HR Owen de Londres y la empresa de cursos de manejo Total Car Control han ideado este espacio de formación para que los futbolistas que juegan en la Premier League de Inglaterra puedan perfeccionarse en la conducción de sus automóviles. Las autoridades de la federación han visto con buenos ojos esta propuesta.

El Audi de Jonathan Ferrari, incrustado en un local de comidas rápidas (Télam)
El Audi de Jonathan Ferrari, incrustado en un local de comidas rápidas (Télam)

"Los concesionarios venden a los futbolistas coches muy potentes pero no les importa si saben conducirlos adecuadamente", opinó Spenser Hidger, de la empresa Premier Sports. En tanto, Ivan Thompsett, director de Total Car Control, consideró  que en los conductores jóvenes "se observa una falta de visión, demasiada agresividad y poca delicadeza al volante".

Es por eso que, la medida, se pondrá en marcha con el fin de impedir que vuelvan a repetirse accidentes y evitar, de esta manera, una posible tragedia al volante.

La Ferrari de Cristiano Ronaldo, destrozada tras un choque (AP)
La Ferrari de Cristiano Ronaldo, destrozada tras un choque (AP)