Con un gesto adusto, la voz quebrada y un relato pausado, Christian Bassedas se despidió como entrenador de Vélez, luego de un comienzo en el que el equipo consiguió un triunfo y tres derrotas y comienza a complicarse con el promedio del descenso.

"No se dieron los resultados deseados, tampoco la forma me gustó, soy el máximo responsable, es el momento de dar un paso al costado", dijo el ex DT en conferencia de prensa confirmando su decisión de renunciar, algo que había anunciado el sábado tras la derrota con Racing.

Bassedas explicó que los incidentes en el hall con un grupo de barras no tuvieron nada que ver en su salida. "Vivimos en una sociedad que no la voy a cambiar, no la entiendo, entiendo el enojo de los hinchas pero la violencia no", indicó.

"Siempre le deseo lo mejor a Vélez, le agradezco a la hinchada, me gustaría que haya una unidad notoria para alentar a los muchachos, que es lo que necesitan, que estén todos juntos y en armonía", agregó.

El ex DT reconoció que estaba golpeado por la situación. "Tengo toda una vida en el club, esas situaciones me afectan más de lo que debería", reconoció quien nació futbolísticamente, ganó nueve títulos como jugador y cinco como manager en el elenco de Liniers.

"No nos podemos reprochar nada desde que llegamos pero sentía de corazón que debía decir basta.  No tengo ninguna excusa, siempre intentamos ir al frente a nuestra manera", explicó ante la prensa.

Por último, el ahora ex entrenador manifestó: "Vélez está por encima de mí, quizá otro mensaje pueda hacerlos reaccionar desde los resultados, quiero lo mejor para el club".

Bassedas dirigió 22 partidos desde que llegó al banco de suplentes de Vélez a fines de 2015, con ocho victorias, cinco empates y nueve derrotas, con una efectividad del 43,9% de los puntos.  

De esos encuentros, 20 fueron por el torneo local y dos por Copa Argentina, en la que ganó uno y empató el otro siendo eliminado en los penales por Juventud Unida de Entre Ríos.