Miembros de la Comisión de Familiares Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur en la Basílica de Luján. Foto: Fernando Calzada/DEF.
Miembros de la Comisión de Familiares Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur en la Basílica de Luján. Foto: Fernando Calzada/DEF.

En un homenaje a los caídos y a los veteranos de Guerra de las Malvinas en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, el domingo pasado se realizó la ceremonia de entronización de una placa con la inscripción "Soldado argentino solo conocido por Dios". La placa fue traída al continente este año, durante el proceso de identificación de los restos de 106 soldados cuyos restos descansan en el Cementerio de Darwin.

La iniciativa fue organizada por Fundación Criteria, junto con la Gaceta del Veterano de Guerra de Malvinas y la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur. Unas 600 personas participaron de la entronización de la placa, que quedará en la cripta del templo, junto a los recuerdos de la visita del Papa Juan Pablo II a la Basílica en junio de 1982.

La placa entronizada en la cripta de la Basílica de Luján. Foto: Fernando Calzada/DEF
La placa entronizada en la cripta de la Basílica de Luján. Foto: Fernando Calzada/DEF

En la guerra de Malvinas, murieron 649 argentinos durante los 73 días que duró el conflicto. Más de 500 excombatientes no pudieron soportar las heridas de un duro enfrentamiento con una potencia militar como el Reino Unido y se quitaron la vida en los años siguientes. A partir de un histórico proceso denominado "Plan Humanitario Malvinas", se identificaron 106 "Soldados solo conocidos por Dios" que descansaban en el Cementerio de Darwin y ahora pasan a tener su nombre y apellido junto a sus restos. Participaron de esta misión la Cruz Roja Internacional, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, entre otros organismos.

Entre los presentes, en la Basílica se destacaron representantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, veterano de la guerra de Malvinas, en diálogo con DEF, expresó su emoción: "El dejar la placa en este lugar tan caro a las tradiciones de la profunda Argentina, espero que sea una apuesta al futuro y que sirva para la unidad nacional". A su vez, el jefe de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Enrique Amrein, quien también es excombatiente manifestó: "Creemos que es el lugar más emblemático donde puede estar esta placa dentro del continente. Esta es una celebración de un valor emotivo muy alto para todos los argentinos y debe significar una luz para poder seguir el ejemplo de aquellos que quedaron en las Islas".

La misa fue oficiada por Monseñor Santiago Olivera, obispo castrense de las Fuerzas Armadas. Foto: Fernando Calzada/DEF.
La misa fue oficiada por Monseñor Santiago Olivera, obispo castrense de las Fuerzas Armadas. Foto: Fernando Calzada/DEF.

Monseñor Santiago Olivera, obispo castrense de las Fuerzas Armadas ofició la misa que antecedió a la entronización de la placa. En diálogo con DEF, destacó: "Sabemos que en la guerra perdemos todos, pero saber que estos hombres entregaron su juventud, sus vidas, y recordarlos es muy importante, no solo por el pasado, sino también por nuestro presente y futuro". A su vez, se refirió a lo que sintió por celebrar la misa en honor a los veteranos de guerra: "Siento mucha alegría de haber sido parte de un momento histórico, recordar la entrega de tantos hombres de nuestra Patria para defender nuestra tierra; sin lugar a dudas es un día muy importante, de gratitud a la vida de estos hombres, gratitud a nuestro país y para pedir que trabajemos siempre para preservar la paz, y que los caminos siempre sean de diálogo, de fraternidad, de encuentro".

 

Una de las organizadoras de la ceremonia fue María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión de Familiares Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur y hermana del héroe de Malvinas Elbio Eduardo Araujo. "Lo que se hizo fue traer conciencia sobre qué pasó en 1982, donde hubo un conflicto bélico, una guerra. Defendiendo algo que nosotros consideramos y sabemos que es justo, nuestros soldados lucharon y dieron su vida por ese pedazo de tierra que nos corresponde por hecho, por derecho y por historia", expresó.

Unas 600 personas participaron de la ceremonia. Foto: Fernando Calzada/DEF.
Unas 600 personas participaron de la ceremonia. Foto: Fernando Calzada/DEF.

Por su parte, Mauricio Fernández Funes, director ejecutivo de Criteria y veterano de Malvinas resumió: "Nos pareció muy importante que una de las placas que habían llegado desde las Islas al continente fuera entronizada en esta Basílica, en esta Cripta, para que sirva de memoria y de homenaje a todos los caídos. Confiamos en que sea una prenda de unión para todos los argentinos".

La Cripta y el Museo Histórico de la Basílica de Luján están abiertos al público de lunes a viernes de 11 a 16 hs. y sábados y domingos de 10 a 18 hs.