La belleza del día: “Nosotras flotamos”, de Audrey Kawasaki

En tiempos de incertidumbre y angustia, nada mejor que poder disfrutar de imágenes hermosas

“Nosotras flotamos”, de Audrey Kawasaki, en la Merry Karnowsky Gallery, Los Angeles, EE.UU.
“Nosotras flotamos”, de Audrey Kawasaki, en la Merry Karnowsky Gallery, Los Angeles, EE.UU.

La artista contemporánea Audrey Kawasaki (Los Ángeles, 1982) posee un estilo en que le reúne su herencia japonesa con su amor por la estética Art Nouveau, como sucede en Nosotras flotamos, una pieza de 2014 que se encuentra en la Merry Karnowsky Gallery, Los Angeles, EE.UU.

El arte de Kawasaki, en general retratos, explora la inocencia y el erotismo, a partir de un abordaje sobre la sensualidad femenina pleno de misterio. La artista se desempeña sobre paneles de madera, dejando que el veteado natural se convierta en parte de la obra confiriéndole así una atmósfera que parece fluir.

Sobre su composición de la mujer, comentó: “Imagino que, si apareciera frente a mí, mantendría una buena distancia. Su encanto sería innegable y me sentiría atraído por ella, claro, pero prefiero observarla y observarla desde lejos. No querría enredarme en sus asuntos. Creo que para mí, como artista que las crea, me gusta la idea de que sean misteriosas, secretas y difíciles. Su intangibilidad hace que sea una buena historia y me mantiene interesada”.

Si bien en varias entrevista confiesa que el manga japonés fue su primer acercamiento al arte, es en la herencia del Art Nouveau donde su estilo mejor puede leerse, con mayor cercanía a Alphonse Mucha en la construcción de la figura, en las líneas, y a Gustav Klimt en los fondos, que suelen presentarse más neutros, dejando la atención en el centro.

De padres japoneses, Kawasaki comenzó a estudiar pintura durante la adolescencia, cursó en el Instituto Pratt de Bellas Artes de Nueva York, pero abadonó el espacio por la oposición que encontraba por parte de los profesores por su estilo ilustrativo, que no iba en consonancia con el ideal de lo conceptual que estaba en boga.

En 2009, la artista -que combina técnicas y materiales que van del ólea, al aceite, el grafito y la tinta- realizó un viaje a Japón, a partir del cual comenzó a introducir elementos tradicionales japoneses en sus pinturas, como kimonos, arquitectura, folclore y simbolismo.

El arte de Kawasaki es notablemente en la cultura pop actual. Sus obras son utlizadas, bajo licencia, en fundas de smartphones, y sus retratos melancólicos de mujeres han aparecitas en revistas como Vogue.


SEGUIR LEYENDO