Claudia Piñeiro en la Legislatura Porteña (Maximiliano Luna)
Claudia Piñeiro en la Legislatura Porteña (Maximiliano Luna)

Llegó (no podía ser de otra manera) vestida de verde. Verde agua, para más datos. Pero Claudia Piñeiro, que visitaba la Legislatura porteña para recibir el nombramiento de "ciudadana ilustre", no iba a dejar que se confundiera la claridad del verde de su vestimenta con un ablandamiento de sus posiciones: se puso al cuello un chal de verde intenso, fulgurante. Y entonces el evento comenzó.

Un video emotivo y divertido abrió la jornada. El hermano de Piñeiro, junto a sus hijos y sobrinos de la escritora, la felicitó y recordó que, aunque no estuvieran, sus padres estarían orgullosos. Ricardo Gil Lavedra, pareja de la autora de Las viudas de los jueves desde hace varios años, se sumó a las felicitaciones con una biblioteca de fondo. Sus hijos Lucía, Tomás y Ramiro, cada uno por separado, felicitaron a la madre. Ramiro, descontracturado, en el césped, sin remera, también la felicitó por su lucha por la legalización del aborto. "Que este año sea ley", abogó.

La legisladora Inés Gorbea acompaña a Piñeiro, que fue recibida con un aplauso sostenido (Maximiliano Luna)
La legisladora Inés Gorbea acompaña a Piñeiro, que fue recibida con un aplauso sostenido (Maximiliano Luna)

La escritora había sido homenajeada con el nombramiento de "ciudadana ilustre" mediante una votación unánime a propuesta de los legisladores Inés Gorbea, Patricia Vischi, Leandro Halperin, Marcelo Guouman y Juan Nosiglia y en su discurso de agradecimiento agradeció su postulación. Y contó: "Uno de mis hijos me preguntó si podía averiguar quién había votado en contra. Le dije que no. Pero insistió tanto que le dije que hiciera lo que quisiera. Y después me dijo que había sido un voto por unanimidad. 'Y lo más notable es que el Frente de Izquierda, que suele abstenerse en estas votaciones, también votó a favor'. Así que les agradezco ese voto". El legislador Gabriel Solano, que se encontraba presente en el Salón Dorado, tomó nota del saludo. Gorbea junto al ministro de Cultura Enrique Avogadro, los periodistas María O'Donnell y Reynaldo Sietecase y el escritor Guillermo Martínez subieron al escenario y se ubicaron junto a Piñeiro en una mesa para decir unas palabras.

La legisladora Inés Gorbea destacó las virtudes literarias y cívicas de la escritora y recabó los primeros aplausos. Sietecase no sólo ensalzó su rol como escritora, sino que destacó a Piñeiro como una intelectual comprometida, "que da todo por decir la verdad, en la mejor tradición del intelectual comprometido argentino". Además, Sietecase rescató su valor al luchar por los derechos de la mujer, aborto legal incluido, que "provocó que haya gente que no la quiera". Para Sietecase, Claudia Piñeiro "es una mujer en disenso", una virtud que implica riesgos.

Reynaldo Sietecase, María O’Donnell, Piñeiro, Enrique Avogadro, Gorbea y Guillermo Martínez (Maximiliano Luna)
Reynaldo Sietecase, María O’Donnell, Piñeiro, Enrique Avogadro, Gorbea y Guillermo Martínez (Maximiliano Luna)

Guillermo Martínez realizó un recorrido por las novelas de Piñeiro y resaltó un rasgo de cada una de ellas. Cuando llegó la hora de Un comunista en calzoncillos dijo: "Me recordó a mi padre, que era comunista y que de vez en cuando andaba en calzoncillos". Y dijo: "Claudia es como un sismógrafo que capta los movimientos sísmicos de la sociedad. Además, eligió una lucha sabiendo que una parte de sus lectores, que son muchísimos, iba a decidir dejar de leerla, como han manifestado varios en las redes sociales. Es una decisión valerosa".

"Decidió ser una activista", señaló María O'Donnell, "no sólo nos partió la cabeza a todos con sus discursos en la Feria del Libro, el Congreso y otras instancias, sino que mostró todo el tiempo una fuerte sororidad, una genuina solidaridad con su género. Por eso le agradezco que haya decidido convertirse en una activista". Avogadro también recordó la tumultuosa inauguración de la Feria del Libro de 2018 en la que Piñeiro brindó un discurso de una fuerte postura a favor de la legalización del aborto. "Creo que ser nombrada como 'ciudadana ilustre' es un presente griego, porque también implica una responsabilidad. Y Claudia cumple con esa responsabilidad".

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Entre los asistentes había editores, escritores, periodistas y amigos de Piñeiro. En el hall del Salón Dorado compartieron un catering para darle categoría de brindis al evento. Piñeiro repartió su tiempo entre cada uno de ellos. Tenía puesto el chal de verde intenso. Y en su cartera guardaba la medalla que certificaba que la ciudad de Buenos Aires la elegía como una vecina notable, escritora, activista, verdadera.

SEGUÍ LEYENDO