Por Esteban Castromán / Iñaki Echeverría

DJ Irvine Welsh / El ritmo del desenfreno contemporáneo

Así como la guitarra eléctrica cambió el mundo cultural a mitad del siglo veinte, mediante un sonido que simbolizaba las oscilaciones distorsionadas de la época, un aparatito llamado Roland TB-303 hizo lo suyo desde mediados de los ochenta.

El TB-303 (denominado así por "bajo transistorizado", transistorized bass en inglés) fue originalmente promocionado por la fábrica japonesa Roland Corporation como un bajo robótico para acompañar a los guitarristas durante las prácticas de sus épicos solos.

Años más tarde, músicos electro alucinógenos de Chicago descubrieron que ese aparatito también podía sintetizar en secuencias repetitivas un nuevo sonido capaz de transformar la experiencia en la pista de baile y, por supuesto, con el tiempo, la sensibilidad cultural de toda una época: la música house.

Así como la guitarra eléctrica se emparenta con utopía rebelde, literatura beatnik, cannabis sativa, ropa rota, fantasías libertarias y LSD, la explosión cultural del house introdujo alternativas de consumo para la incipiente sociedad ansiosa en que empezaba a convertirse todo esto.

El TB-303, aun sin querer y en su ingenuidad de paranoia microchip, fue instalando con su aura electrónica el signo de una época en emergencia: nuevas drogas de diseño para amortiguar los problemas de siempre; viejos conflictos sedados por una cadencia artificial, por una química omnipotente.

Años más tarde, ya no la utopía rural como meta, sino la pista de baile como distopía urbana eufórica.

En los libros de Irvine Welsh (como Trainspotting, Acid House y Éxtasis, entre otros) suena ese groove de fondo mientras sus personajes transitan por los bordes de la sociedad capitalista.

Esta semana el autor escocés está de visita en la Argentina como uno de los principales invitados del FILBA.

Mañana a la medianoche se ubicará tras las bandejas de Niceto para musicalizar la fiesta por los 10 años del festival de literatura.

Durante el cóctel de inauguración en la terraza de Eterna Cadencia tuve el placer de conversar con él un rato largo y le pregunté qué música planeaba pasar en su DJ set. Me respondió "old school house music, acid, new beat and techno…" como si fuera el comienzo de un posible libro sobre el corazón ofuscado de un sintetizador.

*Fiesta #Filba10! con DJ Irvine Welsh
Sábado 13 de septiembre a las 23h
Niceto Club – Lado B
Humboldt 1358, Palermo

Zelaya / Casa tomada

Es primavera y el perfume del jazmín estalla en el parquecito del fondo de Zelaya, la ex casa del dramaturgo Federico León transformada en espacio de experimentación, creación e investigación artística en el barrio del Abasto.

En sus recovecos podés toparte con lecturas de poesía en el jardín a la noche, disfrutar de un ciclo de cine curado por Fernando Martín Peña o asistir a seminarios y talleres.

También ocurren otras cosas extraordinarias que acá recomendamos:
-"Los amigos. Un biodrama afro" de Vivi Tellas interpretado por los senegaleses: Mbagny Sow y Fallou Cisse. Todos los domingos a las 19h.

-Ciclo de música en vivo Primavera en Zelaya: el jueves 25 de octubre tocan Cabeza Flotante y Los Leños + DJ Katia Szechtman.

*Zelaya
Zelaya 3134, Abasto

SEGUÍ LEYENDO