"Lo que verdaderamente determina el resultado entre dos parejas de nivel es su personalidad, su pasión, lo que transmiten. Y eso es algo que solo aparece cuando la conexión es real", dijo Irina Roldán, coordinadora de Jurados del Mundial de Tango BA, para quien bailar tango es como "mostrar el alma".

Roldán es la encargada de ver, también, la técnica en cada paso, en cada coreografía de los miles de bailarines de todo el mundo que llegan a la Ciudad con un sueño: convertirse en campeones del Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires.

Para lograrlo se preparan durante todo el año e invierten sumas considerables entre el alquiler de salas de ensayo, vestuarios y clases de  perfeccionamiento.

La pareja ganadora festeja sobre el escenario su soñada coronación. (Juan Manuel Laurens/GCBA)
La pareja ganadora festeja sobre el escenario su soñada coronación. (Juan Manuel Laurens/GCBA)

Cómo se baila tango para competir en el Mundial

Para las parejas ganadoras obtener el galardón de la competencia más relevante del género significa cosechar un reconocimiento tan importante que los consagrará como bailarines, pero además representa la llave que les abrirá las puertas para trabajar de manera profesional en todo el mundo.

Pero para llegar a esa meta tendrán que cumplir con una serie de requisitos: desde la técnica en la danza hasta el carisma de la pareja además de algunas de las reglas del ritmo que variarán según la categoría, Tango de Pista o Tango Escenario.

"Como primera medida, se evalúa la capacidad de la pareja para interpretar la música, para bailar a tiempo y respetar la estructura o los rasgos distintivos del género", continuó Roldán. "Pero sobre todo —siguió—se mira si hay tango, si la conexión es auténtica, si la pasión es real.". 

Asimismo, se tiene en cuenta el contexto en el que se desarrolle el baile. Por ejemplo, en el Tango de Pista (que es entendido como un baile social, es decir, que se baila para el disfrute del dúo y que transcurre en un espacio en donde se convive con muchas parejas) a la hora de puntuar el jurado repara en cómo es la convivencia con los demás. Por eso, se valora la capacidad de
improvisar con gracia y con estilo a partir de movimientos pequeños.

En esa categoría, además, la pareja debe permanecer abrazada, no puede levantar las piernas por encima de la rodilla y debe respetar un determinado modo de circular por la pista para no llevar por delante al resto de los bailarines.

Irina Roldán, coordinadora de Jurados del Mundial de Tango BA: “Bailar tango es como mostrar el alma”. (Juan Manuel Laurens/GCBA)
Irina Roldán, coordinadora de Jurados del Mundial de Tango BA: “Bailar tango es como mostrar el alma”. (Juan Manuel Laurens/GCBA)

Un detalle que no todos saben es el sentido en que las parejas concursantes se mueven por la pista. "Se baila en rondas de alrededor de 10 parejas que se trasladan por la pista en el sentido contrario al que siguen las agujas del reloj. La música es elegida por la organización y se les revela en el momento en que suben a la pista", explican desde Festivales del Ministerio de Cultura porteño.

En el Tango Escenario, en cambio, al tratarse de un estilo que pretende brindar un espectáculo y desarrollarse en un espacio dispuesto precisamente para ello, se evalúan el virtuosismo, los movimientos amplios y la proyección.

En esta categoría los bailarines preparan una coreografía de estilo libre y eligen la música y el jurado pondrá en consideración las figuras coreográficas o trucos que realice cada pareja. La técnica es más estilizada y las variaciones posiblemente se bailen a mayor velocidad que en la pista, usando todo el espacio disponible. Pero al igual que lo que ocurre en la milonga o en la pista social, "lo que no puede faltar es ese abrazo del tango, esa forma de caminar", insiste Roldán.

En definitiva, saber bailar el ritmo, saber conducir —en el caso del que ejecuta el rol de guía—, y saber seguir, son las condiciones ineludibles y sumamente obvias para quienes ya bailan y se atreven a competir. Pero "lo que verdaderamente determina el resultado entre dos parejas de nivel es su
personalidad, su pasión, lo que transmiten. Y eso es algo que solo aparece cuando la conexión es real", remató Roldán, para quien bailar tango es como "mostrar el alma".

Para el Mundial de Tango 2018 se inscribieron 700 parejas que competirán en dos categorías desde el lunes 13 de agosto. (Juan Manuel Laurens/GCBA)
Para el Mundial de Tango 2018 se inscribieron 700 parejas que competirán en dos categorías desde el lunes 13 de agosto. (Juan Manuel Laurens/GCBA)

Finalmente aconsejó: "Uno debe bailar con el corazón. Debe anteponer el sentimiento a cómo mostrar ese sentimiento. Porque es de esa manera, y no al revés, como sale la verdadera esencia o la personalidad de la pareja, que es lo que más atrapa al público y al jurado".

El Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires es el evento tanguero de mayor repercusión internacional. Representa una pasión que cautiva a seguidores de todo el mundo y es organizado por el Ministerio de Cultura porteño desde hace una década.

Este año, la competencia alcanzó un récord de inscritos: 510 parejas en Pista y 155 en Escenario, que sumadas los campeones de rondas preliminares en el interior y exterior del país, da un total de más de 700 parejas participantes.

*Crédito video: Contenidos Prensa GCBA

 

Seguí leyendo: