Jorge Telerman (Foto: Nicolás Stulberg)
Jorge Telerman (Foto: Nicolás Stulberg)

Faltan apenas unas horas para la reapertura del Teatro San Martín, escenario emblemático de la cultura pero también de la vida social de los porteños. Durante una recorrida por la nueva edición de arteBA, en la noche de la apertura oficial, el director del Complejo Teatral de Buenos Aires y ex jefe de Gobierno de la Ciudad, habló con Infobae.

-¿Cómo vive estas horas que faltan para la reapertura del teatro?

-Con muchísima expectativa. Todo este tiempo, en este último tramo, cuando fui convocado por Horacio Rodríguez Larreta, me pareció oportuna la decisión de llevar a cabo una restauración integral de ese maravilloso edificio, quizás el más importante del modernismo, del racionalismo, que tiene la Argentina. Un edificio que es un emblema cultural y una referencia no solo para los porteños sino para todos los argentinos. Estoy convencido de que esta reforma integral, por la calidad, el respeto patrimonial y los mejoramientos tecnológicos y de seguridad que se hicieron, va a dejar muy contentos no solo a los amantes del teatro sino a todos los que lo visiten. Ojalá el San Martín vuelva a ser un lugar de formación de nuevos públicos. Un lugar en donde, como siempre, puedas llegar a las 10 de la mañana sin saber qué vas a hacer, e irte a las 12 de la noche, por la cantidad de cosas y ofertas que vas a poder elegir.

-¿Qué significa para usted, en lo personal y como representante de una generación, el Teatro San Martín?

-Es el gran referente y no solamente por lo artístico. El San Martín es el lugar en donde muchos de nosotros iniciamos nuestra sensibilidad por la cultura. Era nuestro lugar de referencia y no sólo por las obras que se representaron sino por ser un espacio de formación, de comunidad y de cuestionamiento, de búsqueda de nuevos mundos. El teatro San Martín ha sido todo eso. Lugar de reflexión y referente, que se las ingenió aún en los momentos más oscuros de nuestra historia, como la dictadura, para ser un lugar que iluminaba y que, a la vez, era iluminado por todos esos que íbamos allí. Un espacio que sigue produciendo ese fenómeno estupendo sobre el que deberíamos meditar más: esta idea de cuánto nos parecemos en cosas esenciales cuando gente de distintas condiciones sociales, personales, familiares e ideológicas nos sentamos en esas butacas y vibramos con lo mismo que vibra el otro…que es eso, un otro, no un adversario o un enemigo sino alguien que expresa esa riqueza diversa que el teatro permite reencontrar cuando todos nos vinculamos con una misma obra de arte.

-¿Se puede ser funcionario de un gobierno sin estar en absoluta comunión ideológica o política?

-Claro que sí, esto es una muestra. Por un lado, la amplitud y vocación que el jefe de Gobierno ha mostrado en esta convocatoria. Nuevamente: son esas cosas que nos vinculan, como la cultura. En esas cosas, como en otras, tenemos grandes coincidencias y podemos trabajar juntos, ponernos de acuerdo en lo que es esencial para la vida comunitaria. Sí, claro, es posible y esto es una demostración.

-¿Está bien Buenos Aires en materia cultural? ¿Qué le falta?

-Buenos Aires siempre puede dar más, es una de las grandes capitales del mundo en términos de actividad cultural, donde las políticas públicas ocupan un lugar central pero donde afortunada e irreversiblemente los actores sociales de la ciudad han tejido una trama propia, como el teatro independiente, para no hablar del teatro comercial. El teatro independiente es una marca de la ciudad. Buenos Aires tiene una historia: por supuesto que las políticas públicas pueden ayudar y potenciar.

-¿Qué tipo de público imagina para la etapa que se inicia?

-Todos los públicos posibles. En términos sociales y económicos, en materia de edad y los gustos; en cuanto a los contenidos buscamos que haya tradición e innovación, vanguardia y teatro universal, cruce de géneros. Buscamos eso mismo que les dijeron a los arquitectos que diseñaron el teatro en el 53 -aunque por cuestiones trágicas recién haya podido abrirse en el 60- y es que sea el gran teatro de Latinoamérica y el faro de grandes ideas.

-¿Qué representa Kive Staiff para el teatro?

-Cuando en la Enciclopedia Británica se escriba la historia del Teatro San Martín, la foto que la va a ilustrar será la de Kive Staiff.

LEA MÁS:

_________

Vea más notas de Cultura