El Ministerio de Salud informó este martes que en las últimas 24 horas hubo 7.164 nuevos contagios y que fallecieron 311 personas. Con estos nuevos datos, el total de contagios desde que comenzó la pandemia ascendió a 1.381.795, mientras que el de personas que perdieron la vida llegó a 37.432.

En el último día se notificaron 311 nuevas muertes, son 169 hombres y 142 mujeres. Además, fueron realizados 22.043 testeos y desde el inicio del brote se realizaron 3.712.880 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 81.823 muestras por millón de habitantes.

Con respecto a la cantidad de contagios que se informaron, 1.929 son de la provincia de Buenos Aires, 250 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 13 de Catamarca, 177 de Chaco, 227 de Chubut, 92 de Corrientes, 471 de Córdoba, 177 de Entre Ríos, 2 de Formosa, 20 de Jujuy, 61 de La Pampa, 16 de La Rioja, 198 de Mendoza, 10 de Misiones, 485 de Neuquén, 234 de Río Negro, 97 de Salta, 493 de San Juan, 178 de San Luis, 208 de Santa Cruz, 1187 de Santa Fe, 75 de Santiago del Estero, 109 de Tierra del Fuego y 455 de Tucumán.

Al día de ayer hay 4.148 personas con covid-19 que están internadas en terapia intensiva. En lo que respecta a los porcentajes de ocupación de las camas de UTI, en el AMBA es de 59,2% y a nivel nacional de 57,1%.

En la actualidad el gobierno nacional está enfocado en armar el cronograma de vacunación en todo el país, a la espera de la llegada de las distintas vacunas que ya tiene pedidas y acordadas para los próximos cuatro meses. Se tratan de las que están elaborando Pfizer, Oxford y Rusia.

Como ya está sucediendo en otros países, Argentina lanzó este martes un plan nacional de vacunación contra el Covid-19, un desafío logístico para cualquier administración, ya que debe movilizar a miles de personas que tendrán que hacer llegar en óptimas condiciones y en el menor tiempo posible las vacunas a los diferentes rincones del país.

El despliegue exigirá sumar personal sanitario debidamente capacitado y un sistema de congelamiento y/o enfriado, adaptado para cada una de las vacunas que el Gobierno adquiera, para lo que será necesario comprar grandes refrigeradores y también pequeños dispositivos de traslado manual.

El Gobierno tiene previsto vacunar a dos tercios de la población, unos 30 millones de personas, y debe encarar un plan de prioridades, que seguramente estará encabezado por el personal de salud y de seguridad y las personas mayores de 60 o 65 años, una edad que todavía no estaría definida en el Ministerio de Salud.

Con la esperanza puesta en las nuevas vacunas contra el coronavirus para frenar la pandemia, los gobiernos provinciales también comenzaron a diseñar los operativos de inoculación en cada distrito.

En ese sentido, funcionarios consultados por las corresponsalías de Télam en todo el país señalaron que “se tratará de la campaña más ambiciosa de toda la historia sanitaria” y admitieron que lo viven como “un desafío nunca antes realizado”, aunque coincidieron en que toda la logística recién se activará cuando estén disponibles en cada región del país las vacunas autorizadas.

En la provincia de Buenos Aires, la aplicación de la vacuna será voluntaria, con consentimiento previo y en una primera etapa llegará a seis millones de bonaerenses, de acuerdo a fuentes de la cartera de Salud.

En ese sentido, dijeron que se comenzará con los trabajadores de la salud, seguridad y esenciales y luego a los que por la edad o condiciones de salud están más expuestos, mientras actualmente se trabaja en la adaptación de los protocolos para capacitar a unos 2.500 nuevos vacunadores que se sumarán a los 2.900 que realizan tareas en territorio bonaerense.

Además, se inició el proceso de compra de jeringas, agujas, descartadores, elementos para el armado de los puntos de vacunación, algodón, elementos de higiene, conservadoras y heladeras.

El secretario de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, señaló días atrás que la provincia trabaja la logística “como si la vacunación fuera en diciembre” y detalló que se van a crear unos 350 puntos para poder llevar a cabo la vacunación “en tres meses y medio al total de la población necesaria”.

Seguí leyendo