La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti
La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti

El Gobierno informó 113 nuevas muertes por coronavirus en el país y ya son 12.229 las víctimas fatales de la pandemia, de acuerdo informó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. En tanto, los casos confirmados ascienden a 589.012, mientras que la tasa de mortalidad es de 267 personas cada millón de habitantes y de letalidad del 2,1% sobre los positivos.

Según el último reporte oficial, los nuevos fallecimientos corresponden a 65 hombres y 48 mujeres, de los cuales 62 vivían en la provincia de Buenos Aires, 7 en la ciudad de Buenos Aires, 1 en Chaco, 1 en Córdoba, 11 en Jujuy, 5 en La Rioja, 2 en Mendoza, 7 en Neuquén, 2 en Salta, 5 en Santa Fe, 1 en Santiago del Estero, 1 de Tierra del Fuego, 5 de Tucumán y 2 de Río Negro.

En cuanto a la situación de la pandemia en el país, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, el jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense, Enio García, señaló hoy que no ve “cambios de acá a tres meses” en la cuarentena, en la previa a un nuevo anuncio sobre cómo continuará la estrategia epidemiológica frente al COVID-19.  

En declaraciones radiales, García consideró que ante la actual situación se debería avanzar en la “supresión de la circulación del virus y habría que disminuir la circulación de personas”, aunque aclaró que “la situación social, principalmente en el AMBA, hace muy difícil esa posibilidad” de volver a una fase más restrictiva de la cuarentena. 

“Al principio se pudo hacer porque había un consenso social, pero ahora no hay”, añadió.  

En ese sentido, se quejó de que “no hay consenso porque hay fuerzas políticas que están pensando en las elecciones del año que viene, jugar para la platea, para su electorado”.   Asimismo, cuestionó las aperturas de distintas actividades en distritos gobernados por la oposición y afirmó que los mandatarios de esas jurisdicciones buscan “hacer gestos a un sector de la sociedad con una intención político-electoral”.

Por otro lado, cuatro millones de trabajadores de la salud se infectaron con coronavirus en todo el mundo, alertó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lanzó un plan para proteger a ese sector que representa el 3% de la población mundial.

“La Covid-19 expuso al personal sanitario y a sus familias a un nivel de riesgo sin precedentes”, indicó la OMS en un comunicado y subrayó que las estadísticas muestran claramente que “las tasas de infección entre estos últimos son mucho más altas que entre el resto de la población”.

El personal de salud representa alrededor del 3% de los habitantes en la gran mayoría de los países y menos del 2% en los países más pobres.

La cifras recolectadas por la OMS muestran que el 14% de los casos de Covid-19, es decir 4 millones de los casi 29 millones positivos a nivel global, se refieren a personal sanitario.

“En algunos países, esta proporción puede alcanzar el 35%”, subrayó el organismo de salud de la ONU, y alertó que se arriesgan no solo a enfermarse sino a la violencia de algunas personas.

El estrés creado por el miedo permanente a enfermarse, las largas horas de trabajo, la separación de los familiares para protegerlos y, a veces, el rechazo o la hostilidad de la sociedad también socavan gravemente su salud.

Ante esta situación, la OMS lanzó un plan de cinco puntos en el que aconseja establecer sinergias entre las estrategias destinadas a garantizar la seguridad de los enfermos y de los profesionales de la salud o incluso a desarrollar programas nacionales para proteger mejor al personal sanitario, informó la agencia de noticias AFP.

La OMS también hace hincapié en la protección de dicho grupo contra la violencia en el lugar de trabajo y en la mejora de su bienestar psicológico.

El plan insiste en la necesidad de proteger al personal sanitario de los peligros físicos y biológicos, en particular proporcionándoles equipos de protección suficientes y la formación necesaria para utilizarlos como corresponde.

Asimismo, pide medidas legales para garantizar una “tolerancia cero” en los ataques a profesionales del sector, o mejor acceso de éstos a servicios de apoyo psicológico.

“La Covid-19 nos recordó el papel vital que tienen los trabajadores sanitarios a la hora de salvar vidas”, subrayó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su intervención en el Día Mundial para la Seguridad de los Pacientes, este año dedicado especialmente a homenajear a los trabajadores sanitarios.

Recientes estudios citados por el organismo señalan que uno de cada cuatro profesionales de la salud dice haber sufrido ansiedad o depresión durante la pandemia, y uno de cada tres padeció insomnio.

SEGUÍ LEYENDO: