Un voluntario recibe la vacuna rusa contra el coronavirus
Un voluntario recibe la vacuna rusa contra el coronavirus

El embajador de Rusia en la Argentina, Dmitry Feoktistov, expresó que su país “está a favor del acceso equitativo y no discriminatorio de todos los estados a los medicamentos y a la vacuna” contra el COVID-19 y destacó que esa postura “coincide con la visión de la Argentina: la promovemos juntos a nivel internacional, incluso en el marco del G 20”.

Ante el anuncio del presidente Vladimir Putin, quien hoy dio a conocer la producción de la vacuna rusa de los laboratorios Gamaleya Research Institute, el embajador de Rusia en Buenos Aires dijo a Infobae que su país “presta una atención especial a la cooperación internacional, esfuerzos coordinados de toda la humanidad contra la propagación del COVID-19”. Y añadió que la vacuna contra el coronavirus ha completado sus ensayos clínicos y ahora se prepara la documentación para el procedimiento de registro.

A la vez, la embajada de Rusia en Buenos Aires destacó hoy en un comunicado de prensa que el ministro de Salud de Rusia, Mijaíl Murashko, señaló que la vacuna mostró su efectividad y seguridad, cumple todos los requisitos necesarios.

Según el informe emitido por el Ministerio de Salud de la Federación de Rusia el esquema de doble inyección permite la formación de una inmunidad a largo plazo. La experiencia con las vacunas vectoriales (con esquema de doble inyección) muestra que la inmunidad permanece hasta 2 años.

“Todos los voluntarios que ya participaron en la vacunación desarrollaron niveles altos de anticuerpos contra el COVID-19, ninguno de ellos tuvo complicaciones graves de inmunización”, destacó la embajada de Rusia en Buenos Aires y añadió que el ministro Murashko declaró que las pruebas clínicas de la vacuna continuarán y en aquellas participarán miles de personas.

Para la vigilancia rápida del estado de salud de los vacunados y el control de eficacia, el Ministerio de Salud de Rusia creó un contorno digital único que permite monitorear la seguridad y calidad del fármaco en todas las etapas del ciclo vital.

Según informó la diplomacia rusa la vacuna será producida en dos plataformas: por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y la compañía Binnofarm. Al mismo tiempo se están desarrollando reglamentos técnicos para implementar la producción masiva de la vacuna.

En tanto, a lo largo de una nota de la agencia Sputnik que replicó la embajada de Rusia se señala que “más de una veintena de países ya se han asegurado 1.000 millones de dosis de la vacuna de Gamaleya”. Y reveló que Rusia tiene capacidad para producir 500 millones de dosis anuales y actualmente baraja fabricar la sustancia en plantas farmacéuticas de otros países.

El embajador Dmitry Feoktistov (Embajada de Rusia en Argentina)
El embajador Dmitry Feoktistov (Embajada de Rusia en Argentina)

No obstante, al mencionar la distribución eventual de la vacuna en América Latina sostiene que se podrían encargar centros de producción de Brasil y Cuba, según lo adelantó Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI), que financió el desarrollo del antídoto.

El anuncio de Putin sobre el desarrollo de la vacuna fue recibido con cautela por la Organización Mundial de la Salud (OSM), ya que advirtió que la aceleración de los procesos no debían poner en riesgo la seguridad de las personas. Y la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos envió una carta al ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, en la que destacó que hasta principios de agosto, menos de 100 personas habían recibido oficialmente la vacuna contra la epidemia por lo que “su uso generalizado podría ser peligroso”.

Desde el Ministerio de Salud que conduce Ginés González García no quisieron dar detalles sobre eventuales conversaciones con Rusia para acceder a la vacuna. “No nos estamos pronunciando sobre este tema”, dijo a Infobae un vocero del ministro. Tampoco la Cancillería dio a conocer detalles del tema.

En tanto, desde Moscú, el embajador argentino Ricardo Lagorio expresó a este medio que por ahora no hay nada oficial sobre el tema ya que recién ahora se registró el antídoto. No dio detalle alguno de negociaciones con la Argentina para la entrega eventual de la vacuna que anunció Putin.

El ministerio de Salud que preside Ginés González García por ahora no se pronunció oficialmente sobre la vacuna rusa (Foto: Franco Fafasuli)
El ministerio de Salud que preside Ginés González García por ahora no se pronunció oficialmente sobre la vacuna rusa (Foto: Franco Fafasuli)

Desde Washington, el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Arguello, destacó en su newsletter Embajada Abierta que “el nacionalismo de las vacunas resulta una tentación muy atractiva en algunos escenarios para cohesionar voluntades políticas y obtener réditos electorales”. Y remarcó que estas decisiones “no pueden quedar libradas a la lógica del mercado, ni preservadas a la riqueza de individuos o naciones. Menos aún en tiempos urgentes de pandemia, con miles de millones de vidas en juego”.

Por otra parte, Arguello dijo que hasta ahora además de la vacuna registrada por Rusia (de la modalidad adenovirus, pero sin control de la OMS), había media docena de proyectos muy avanzados: Moderna (EEUU), Oxford-Astra Zeneca (Reino Unido), CanSino Biologics, SinoPharm y Sinovac (China), Pfizer (EEUU, con ensayo en humanos en Argentina) y Murdoch Children’s Reaserch Institute (Australia).

El antiviral

La embajada de Rusia anunció que está dispuesta a entregar a la Argentina el fármaco antiviral “Avifavir”, el cual ha sido administrado en pacientes leves y moderados de COVID-19 otorgando buenos resultados.

“No es una vacuna, no evita la enfermedad, pero es muy efectivo en el alivio de los síntomas. El 65% de los pacientes, según estudios clínicos realizados, se han recuperado en solo 4 días, mientras que el 85% dio negativo en 5 días, cuando el proceso promedio de negativización del virus es de 10 días”, dijo el embajador Feoktistov sobre ese fármaco.

El 29 de julio pasado se firmó un convenio de exclusividad de representación y comercialización para "Avifavir" entre el laboratorio productor, CHROMIS , Fondo de Inversión Directo de Rusia y el laboratorio boliviano SIGMACORP, quien adquirió la exclusividad para distribución de la medicina en Argentina, Bolivia, Paraguay , Uruguay y Centroamérica.

En este contexto el embajador de Rusia en Buenos Aires dijo que informó al Ministerio de Salud de Argentina sobre los resultados favorables de ensayos clínicos del fármaco antiviral “Avifavir” y dos infusiones subcutáneas “Artlegia” y “Ilsira”: preparaciones de inhibidores de anticuerpos monoclonales humanos de interleucina-6 (para prevenir una complicación más grave de COVID-19 que es “tormenta de citoquinas”).

Además, para seguir fomentando la cooperación global en el ámbito de la salud el Gobierno de la Federación de Rusia tomó decisión de asignar financiación para producción de los medios de diagnóstico del COVID-19 para prestar ayuda técnica a países extranjeros.

“En caso de interés de la parte Argentina, Rusia está dispuesta a donar insumos para PCR-diagnóstico del coronavirus”, dijo Feoktistov. Y completó en que “el desarrollo de la cooperación bilateral en este ámbito contribuirá a las relaciones de amistad y de la asociación estratégica integral que unen nuestros países”.

Seguí leyendo: