La explicación del secretario de Obras Públicas, Martín Gill, ante la investigación penal por violar la cuarentena.

El secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, dio positivo a las pruebas de hisopado por coronavirus tras mantener un “contacto estrecho” con alguien que ya había transitado afección. Esa noticia, sin embargo, puso en alerta al Poder Judicial. Ahora la Fiscalía de Instrucción de Villa María, a cargo de Juliana Companys, inició una investigación para determinar si Gill violó las normas sanitarias del aislamiento preventivo y obligatorio.

Según esas actuaciones, la fiscal busca averiguar si en el domicilio de Carla Gill, la hermana del funcionario nacional, se produjo una reunión familiar el domingo pasado con la intención de festejarle el cumpleaños a la madre. En la zona de Villa María están habilitados estos encuentros, con un límite de hasta 10 personas.

Sin embargo, Martín Gill, de acuerdo a la premisa judicial, habría estado en la casa de su hermana y el encuentro habría tenido un “número superior a los asistentes autorizados”.

Dio la casualidad de que el domingo cumplía años mi mamá. Yo pasé a saludar, únicamente”, dijo Gill, quien negó que haya estado en la vivienda de su hermana, aunque sí confirmó a visitar a la madre y estuvo en la casa de su hermano. “Estaban mis hermanos y lo hicimos dentro de los márgenes permitidos para encuentros familiares. La saludé y me volví a Buenos Aires. No se trató de una fiesta. Fue sólo una reunión de mis hermanos y mi mamá”, precisó en diálogo con Cadena 3.

Martín Gill es el segundo funcionario del Gobierno nacional que contrajo COVID-19 en la semana. Se encuentra en buen estado de salud y transita un cuadro “asintomático”. El lunes pasado había dado positivo Eduardo Villalba, el secretario de Seguridad y Política Criminal de la cartera que conduce Sabina Frederic.

Gill está en uso de licencia por su cargo de intendente electo de Villa María y asumió como secretario de Obras Públicas, al ser nombrado por el ministro Gabriel Katopodis. Según su versión, el contagio se produjo en el marco del cumplimiento de su rol como trabajador esencial, por lo cual cuenta con la autorización para circular.


De tal modo que no he violado disposiciones que tengan que ver con la cuarentena que impera en diversas regiones del país”, sostuvo el funcionario nacional en su cuenta personal de Twitter. “Fui adoptando todas las medidas preventivas para evitar el contagio, pero, en mi caso, no han sido suficientes”, esbozó como respuesta, al intentar encontrar una explicación de su cuadro.

Sin embargo, la fiscalía de Villa María instruyó medidas para determinar si Gill se excedió en sus permisos y si fue hisopado el viernes pasado en la municipalidad de Florencio Varela, para evaluar si era portador de COVID-19. Es decir, si cometió alguna imprudencia antes de visitar a su madre.

El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, respaldó sin fisuras a su secretario en diálogo con FM Futurock: “La información que me dio Martín Gill fue muy clara. Vive en Villa Maria y tiene un permiso para movilizarse, viaja todas las semanas para trabajar en el Ministerio. Probablemente el contagio del secretario de Obras Públicas tenga que ver con el trabajo que hace, está en las obras”.

A su turno, Gill dio más detalles de por qué se sometió a un test si no tenía síntomas ni contacto con personas afectadas. El dirigente de Villa María expresó que se debe a que está “en la primera línea de fuego” desde que arrancó la pandemia..

“Estuvimos construyendo hospitales, ampliando instalaciones, trabajando en unidades carcelarias, etc. Esto hizo que en el equipo de trabajo tomáramos un protocolo en exceso: con hisopados periódicamente y estudios de sangre. Lo hicimos para cuidarnos entre nosotros y a los más próximos a nosotros. Además, porque siendo exceptuados, nos movilizamos por diferentes lugares y tenemos autorización para hacerlo. Todas las semanas procedí a hisoparme o a hacer estudios de sangre”, contó.

Hasta el momento, se verificó que los colaboradores de Gill no se contagiaron de COVID-19, pero restaba saber por estas horas si otro tipo de “contactos estrechos” contrajeron la enfermedad.

Seguí leyendo: