El gobernador Juan Manzur busca cerrar las fronteras por 60 días para evitar que haya contagios.
El gobernador Juan Manzur busca cerrar las fronteras por 60 días para evitar que haya contagios.

La Legislatura de Tucumán aprobó este martes un proyecto que establece el cierre de las fronteras por 60 días como medida para “proteger” a la población de posibles contagios de coronavirus provenientes de zonas de transmisión comunitaria.

La iniciativa impulsada por el gobernador Juan Manzur tuvo el apoyo de todos los bloques políticos y mientras la provincia busca, al mismo tiempo, flexibilizar actividades locales para reimpulsar la economía regional, tras el parate productivo que provocó la pandemia.

Desde Salta, Catamarca o Santiago del Estero, provincias límitrofes, no podrá ingresar ningún vehículo a excepción de algunos casos dispuestos. Tampoco se habilitarán los vuelos comerciales en caso de que el gobierno nacional permita los mismos en todo el país.

La medida se centrará en cuatro puntos fundamentales:

-Se cierran las fronteras de la provincia por 60 días corridos contados desde la publicación de la ley, prorrogables por igual plazo.

-El Ministerio de Salud provincial aplicará la medida, que actuará en conjunto con la cartera de Seguridad para hacer efectiva las disposiciones de la ley.

-Se exceptúa a personas afectadas a traslados de mercaderías; vuelos sanitarios y a productores que deban ir a provincias limítrofes sólo por 48 horas.

-La autoridad de aplicación podrá permitir otras excepciones. Las mismas se darán si las personas no presentan síntomas.

Estamos en una política donde tenemos que cerrar Tucumán y abrirnos dentro de la provincia, en tanto y en cuanto mantengamos los recaudos”, señaló ayer el ministro de Interior tucumano, Miguel Acevedo, al analizar los pasos a seguir durante el aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus.

Alberto Fernández junto a Manzur, el día que asumió la gobernación
Alberto Fernández junto a Manzur, el día que asumió la gobernación

La normativa que tuvo sanción unánime apunta a restringir al máximo la llegada de personas de otros distritos, especialmente de aquellos donde hay circulación comunitaria de la COVID-19. En las últimas semanas, el gobierno de Juan Manzur estaba evaluando seriamente impulsar el cierre de fronteras, tras detectar casos que dieron positivo a las pruebas de hisopado y que habían llegado a Tucumán con micros de larga distancia.

“Es una ley que va a salir con fuerza. Los que están afuera tendrán que esperar para volver a Tucumán, comentó en la previa de la ley el vicegobernador Osvaldo Jaldo al diario La Gaceta.

La gobernación indicó que flexibilizó más del 75% de las actividades económicas y que el objetivo es “cuidar mucho la Fase 5″ por la que atraviesa el distrito. “Es preferible que alguno de los que están afuera se enoje y no que tener que volver a Fase 1. Ahí sí que la provincia estaría en serias dificultades”, agregó Jaldo.

El proyecto de ley contempla unas cuatro excepciones para el ingreso de visitantes, por lo que el centro del debate pasará por los detalles. El texto habilita a quienes trasladen mercaderías por operaciones de comercio a través del transporte de carga; a aquellos afectados a vuelos y traslados sanitarios; y a los productores que deban trasladarse a provincias limítrofes debiendo reingresar en un plazo no mayor a cuarenta y ocho (48) horas. Por último, se faculta a la autoridad de aplicación a disponer de todas las excepciones que considere necesarias.

“Estas disposiciones se aplicarán siempre que las personas exceptuadas estuvieren asintomáticas, y den cumplimiento con el protocolo que disponga la autoridad de aplicación””, señala el texto de la ley.

Ante el bloqueo inminente, Tucumán registró durante el fin de semana un aumento en el ingreso de vehículos particulares que se largaron a las rutas sin aguardar la autorización del Comité Operativo de Emergencia (COE). Este organismo es el que habilita los permisos para entrar al distrito.

legislatura de tucuman
legislatura de tucuman

“Tucumán para los tucumanos”

En el marco del paquete de medidas para cerrar Tucumán, el gobierno provincial apunta a la reactivación de diferentes actividades locales que requieren de seguridad sanitaria, como el turismo interno. “Hay que ir dando la posibilidad a todos los sectores, porque sino algunos no se podrán recuperar”, sostuvo el ministro Acevedo.

Con esa línea de trabajo, el funcionario indicó que con el presidente del Ente Tucumán Turismo, Sebastián Giobellina, están analizando “un turismo cerrado en Tucumán para los tucumanos”.

“Tenemos que consensuar con algunas de las jurisdicciones; con los hoteles, que creemos que estarán a la altura de las circunstancias y los bares para que funcionen con todas las medidas de seguridad”, expresó Acevedo, quien reiteró que está la posibilidad “latente” de abrir la circulación turística y que habría novedades durante la semana.

En Amaicha del Valle, una de las zonas turísticas por excelencia de la provincia, observaron con buenos ojos que se profundice el aislamiento en relación a las fronteras. “La cuarentena se está llevando con tranquilidad”, dijo el delegado comunal de la región, Paul Caillou.

”La gente acató las recomendaciones sanitarias y por eso queremos volver a reactivar la economía; nuestros hoteleros lo necesitan y mientras los controles se realicen y los visitantes respeten las medidas de control, el turismo interno sería posible”, concluyó Caillou.

Seguí leyendo: