El ex presidente Eduardo Duhalde este jueves informó en las redes sociales que mantuvo un encuentro con su amigo Alberto Fernández en la quinta presidencial de Olivos y dio un dato más. Avisó que fue con el actual titular del BICE, el ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Ignacio de Mendiguren, que fue ministro de Producción de Duhalde cuando él mismo estuvo al frente del Ejecutivo.

Alberto Fernández está especialmente agradecido con De Mendiguren porque su participación fue crucial para que la UIA modere su postura contra la anunciada expropiación de Vicentin, lo que le dio cierto aire al Gobierno en días difíciles en su relación con los sectores productivos. El comunicado resultante no habló de rechazo a la medida y en Olivos se lo definió en ese momento como “neutro”, aunque más de lo que esperaban.

Pero que el Presidente haya recibido al “Vasco” antes de la reunión de Gabinete económico, un encuentro donde pidió un análisis de la capacidad que tiene la Argentina de recuperarse de la fenomenal caída de la actividad, sembró suspicacias.

Sobre todo si se conocen las críticas que Duhalde viene realizando a la política en materia de producción del Gobierno, un problema que el ex presidente considera “gravísimo, porque sin inversión privada no hay destino, urge una alianza con la producción y el trabajo para salir adelante y dejar de decirle miserable a tal o cual empresario”.

Si bien trascendió que Fernández le pidió al ex presidente que no hablara con los periodistas sobre el encuentro, Infobae pudo saber que que se analizó la posibilidad de que se desarrolle un programa de estímulo a la pequeña y mediana industria que funcionaría en la secretaría general de la Presidencia, bajo del ala de Julio Vitobello, como una forma de dar un mensaje que no estaría siendo leído en el mundo empresario, diagnóstico que sería compartido por el Presidente.

El proyecto sería realizar un convenio con el Movimiento Productivo Argentino (MPA), que hoy preside Duhalde y tiene a Carlos Brown domo director ejecutivo, desde donde se buscará impulsar “políticas de incentivo concretas, flexibilizando las normas del sistema financiero, del sistema impositivo y del sistema de contratación laboral, para que Argentina se ponga de pie como se decía en la campaña”, explicaron en ámbitos duhaldistas.

Lo curioso es que, después de ese desayuno, el Presidente encabezó la reunión de Gabinete económico, un encuentro al que normalmente no asiste, donde obviamente estuvo presente el ministro Matías Kulfas, en cuya área debería caer ese proyecto de impulso a las pymes. De más está decir que existe una Secretaría de Estado en su área dedicada al tema.

Es muy poco lo que trascendió de esa reunión del Gabinete económico que duró tres horas, donde además de Kulfas estuvieron Santiago Cafiero, Martín Guzmán, Mercedes Marcó del Pont y Cecilia Todesca. Pero todo indicaría que el Presidente está inquieto con el parate económico y se hablaron de alternativas de reactivación, aunque nadie quiso precisarlo.

Cerca del Presidente se asegura que “Alberto no se comprometió a nada todavía, hablaron de varios planes, porque Alberto siempre lo escucha y le gusta hablar con él, no solo en forma personal, sino también por teléfono y vía WhatsApp”. “Pero, por ahora, son solo ideas”, dijeron.

Como gesto hacia el conjunto del Frente de Todos, Duhalde mencionó en su tuit a Cristina Kirchner y a Axel Kicillof, con quienes ya estuvo reunido cuando empezó el actual Gobierno.

Seguí leyendo: