Edificio de Tribunales
Edificio de Tribunales

Desde marzo, cuando se conoció el primer caso de coronavirus en el país, a la fecha, los trabajadores del Poder Judicial no han quedado exentos de los efectos de la pandemia. Varios de los agentes, funcionarios y magistrados que trabajan para la Justicia fueron sometidos a hisopados ante la sospecha de estar contagiados, otros fueron puestos en cuarentena por ser contactos estrechos de casos positivos y algunas de sus sedes dentro de la Capital Federal tuvieron que ser desinfectadas y hasta clausuradas.

Según una comunicación enviada a los ministros de la Corte Suprema de Justicia (CSJN) a la que accedió Infobae y en la que se los pone al tanto de la situación epidemiológica de los empleados, algunos fueron positivos por COVID-19 y otros sospechosos fueron descartados tras practicárseles el estudio correspondiente. Además, se les explicó cuál es el protocolo que se sigue en los distintos tribunales y sedes judiciales ante un caso confirmado o una sospecha, así como la definición de lo que es un “contacto estrecho”.

El recuento de los casos –precisa el mensaje– se remonta al 16 de marzo. Ese día se informó acerca de la internación de un empleado de la Biblioteca de la CSJN por un problema respiratorio. Se le realizó un hisopado y el resultado fue negativo. Se indicó como medida preventiva el aislamiento del paciente. De igual forma, se comunicó que un trabajador de la Mesa General de Entradas falleció por COVID-19. En este caso se procedió a la limpieza, desinfección y sanitizacion del área, aunque el empleado no concurría a trabajar desde hacía más de 14 días.

El día jueves 26 de marzo también se informó sobre el caso del vocal de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal sospechado de portar el virus. Se aisló a los familiares y a los contactos laborales. Se cerró el piso para un proceso de desinfección y sanitización. El resultado del hisopado fue negativo.

Se incluye también el caso de un agente del Juzgado Criminal y Correccional Federal n° 11, quien volvió de un viaje a Brasil el 20 de marzo y realizó aislamiento por 14 días. Durante la cuarentena presentó síntomas que en ese momento no se asociaban a COVID-19 como anosmia y disgeusia. Luego del aislamiento y por indicación de un médico, se le practicó una investigación serológica que se interpretó como infección pasada. El agente informó que se encontraba en estudio para donación de plasma y los dos hisopados dieron resultado negativo.

Otro caso fue el de una mujer que cumple funciones en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte, quien luego de haber regresado de un viaje, comenzó el 31 de marzo con síntomas compatibles con coronavirus. Las autoridades sanitarias la mantienen en aislamiento en un sanatorio. Siete días después, se obtiene el resultado del hisopado: negativo. Se mantuvo en aislamiento a la persona y a los contactos laborales de su turno. Se desinfectó y sanitizó el lugar de trabajo.

En la Cámara Civil, se informó que un agente estuvo en aislamiento preventivo desde el 2 de abril al regresar de un viaje a Brasil. No presentó síntomas.

El 21 de abril una mujer que trabaja en el Juzgado Criminal y Correccional n° 35, con antecedente de viaje, presentó un diagnóstico de COVID-19 positivo. Se recomendó el aislamiento de la persona según las pautas de la autoridad sanitaria y como no realizó tareas en su juzgado, el tema quedó ahí.

El 3 de mayo la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo informó que el Prosecretario del Juzgado Nacional del Trabajo n° 52, se encontraba internado como caso sospechoso de coronavirus. El agente había concurrido a trabajar hasta el día 23 de abril cuando informó que comenzó con malestar. Continuó trabajando en forma remota. El resultado fue negativo. “En este caso se indicó la limpieza del lugar de trabajo, ventilación, y la Cámara de Seguridad Social decide, sin tomar el consejo de este Departamento, el cierre del edificio y la desinfección hasta el día jueves. Luego del resultado negativo se retractaron e hicieron caso al pedido de este Depto de reabrir sus puertas el día martes”, dice el mensaje.

El 21 de mayo se supo acerca de una empleada de la Cámara de Casación Nacional, quien estaba de licencia por enfermedad. En el contexto, en el Hospital Alemán presentó un síndrome febril por lo que se le solicita el hisopado que resultó positivo.

Una mujer que desempeña sus tareas en el Juzgado Civil y Comercial Federal n° 3 y en el nº 4, informó que su esposo fue internado el día 19 de mayo por fiebre y síndrome respiratorio. Dos días después fue diagnosticado con SARS-CoV2 positivo. Se considera a la empleada como contacto estrecho, por lo que se decidió que realice aislamiento laboral por 14 días además de la limpieza extrema de juzgados, zonas de tránsito y sanitizacion de dichos juzgados.

Un agente de la Dirección de Infraestructura Judicial, el 24 de mayo, consultó por celulitis de dedo del pie izquierdo. Se le diagnosticó neumonía y diabetes no conocida por el paciente hasta el momento y luego del hisopado, resultó COVID-19 positivo.

Actualmente se encuentra internado en el sanatorio Anchorena de la localidad de San Martín. Ayer, fue sometido a la amputación del dedo.

El sábado 30 de mayo, el vocal de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional (sala VII) informó acerca de la realización de un estudio serológico (búsqueda de anticuerpos) el día 27 de mayo. Le hallaron anticuerpos IgM positivos e IgG negativos. El día lunes dio negativo.

El 30 de mayo se reporta el aislamiento de tres agentes de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo que cumplen funciones de portería en algunos edificios de esa cámara y que mantuvieron contacto con una agente de la Policía Federal que realiza funciones de consigna. La agente está en contacto con otro uniformado de la Policía Federal (en funciones en la CSJN) quien se encuentra con diagnóstico COVID positivo. La mujer cumple aislamiento de 14 días y, aunque son contactos ocasionales, se decidió aislar a los tres empleados de portería y limpieza de la Cámara donde el oficial realiza tareas de custodia.

En tanto, la jefa de la Dirección de Administración Financiera del área de Compras de la Corte realizó sus actividades según las guardias establecidas, los días 26 y 27 de mayo. El día 30 comenzó con fiebre y síntomas respiratorios, por lo que fue derivada al sanatorio Otamendi. El día 1 de junio recibió el resultado positivo para SARS-CoV2. Se le solicitaron los contactos laborales estrechos para realizar aislamiento y seguimiento.

Ayer se notificó acerca de una funcionaria de la Morgue Judicial que dio positivo para coronavirus. Por el caso, se procedió a cerrar su oficina y el laboratorio de histopatología por 72 horas, donde debe realizarse sanitizacion, limpieza extrema del lugar y ventilación.

Protocolo en el Poder Judicial y qué es un caso estrecho

Ante la presencia de un caso sospechoso, se ordena la desinfección del ámbito en el que desarrolla las actividades el agente posiblemente enfermo, “lugares de recorrido y si corresponde, según evaluación del espacio y de la estructura edilicia, cerrar preventivamente por 24 horas la dependencia judicial u oficina según protocolo”.

En caso de ser confirmado positivo, correspondería cerrar por tres días con limpieza extrema, sanitización de la dependencia y, en la medida en que se pueda, del edificio. Solo debe cerrarse la sede en caso de dos o más casos. Asimismo, se aísla a los contactos estrechos hasta obtener el resultado del hisopado o se indica el aislamiento laboral por 14 días, según corresponda.

Se insiste en realizar la limpieza de espacios de uso antes, durante y después de la jornada laboral con desinfectantes ya informados y el uso de tapabocas constante en lugares de trabajo. También se aconseja realizar una sanitizacion semanal.

El Poder Judicial establece que contacto estrecho es toda persona que haya proporcionado cuidados a un caso confirmado mientras el caso presentaba síntomas y que no haya usado las medidas de protección personal, más cualquier persona que haya permanecido a una distancia menor de 2 metros de un caso confirmado, mientras el caso presentaba síntomas, durante al menos 15 minutos. Por ejemplo convivientes, visitas, compañeros de trabajo.

Sólo se deben hisopar según lo estableció el Ministerio de Salud: es decir, solo contactos estrechos con síntomas; en caso de no presentar síntomas, solo se deben aislar 14 días.