Los periodistas Juan Carlos Albornoz y Carolina Baroffio estaban de vacaciones en Mancora junto a su hija de 9 años.
Los periodistas Juan Carlos Albornoz y Carolina Baroffio estaban de vacaciones en Mancora junto a su hija de 9 años.

Una familia de argentinos varada en Perú presentó una acción de amparo para que se declare la inconstitucionalidad del decreto presidencial 313/2020 que dispuso el cierre de fronteras en el país como medida preventiva contra la propagación mundial del coronavirus.

El escrito, que fue presentado este lunes ante el Juzgado Federal N°2 de la Ciudad de Mendoza, tiene el objetivo de habilitar la repatriación de una de las familias afectadas que no pueden regresar desde el exterior.

Los litigantes son los periodistas Juan Carlos Albornoz y Carolina Baroffio, quienes junto a su hija de 9 años estaban de vacaciones en el balneario peruano de Mancora, en el norte de Perú. Los tres tuvieron que quedarse recluidos en un hotel de esa localidad turística, ya que el presidente peruano Martín Vizcarra cerró todas las rutas terrestres y aéreas en el marco de la cuarentena dictada en el país.

Los abogados Jorge Caloiro y Marcos González Landa impulsaron al comienzo de la semana un reclamo judicial en representación de la familia ante el juez Walter Bento (en la provincia de Mendoza), para que el gobierno nacional avance con su repatriación. De manera extraordinaria, el magistrado habilitó la feria judicial en curso para tratar la medida cautelar.

El magistrado cuyano deberá resolver si, como afirman los abogados de Albornoz, se está violando el artículo 14 de la Constitución Nacional, que asegura que “todos los habitantes de la Nación gozan del derecho de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino". La familia se queja de que fueron “abandonados" por el Estado. En esa tesitura, exigieron que se los “asista económicamente" en lo que refiere a gastos de alojamiento, alimentación y asistencia sanitaria.

“¿Cuándo podrían regresar en caso de contraer el virus, si no lo pueden hacer ahora estando sanos?”, esgrime el escrito elevado ante la Justicia Federal.

La familia se queja porque todos los vuelos de Latam están cancelados por el mes de abril y recién habría una posibilidad de volver en mayo. Por eso, calculan que podrían quedarse por más de 50 días en el exterior, lo que “es muy difícil de sostener”, advierten, aunque respiran aliviados por contar con alojamiento garantizado en el hotel.

Según lo que comentan en sus redes sociales, la pareja aún no recibió una ayuda oficial.

Nos estamos sintiendo exiliados de nuestro propio país y completamente desprotegidos”, sostuvo Carolina Baroffio. “No podemos ir a ninguna parte y no podemos salir de la provincia, ni del país”, describe Albornoz sobre los alcances de la cuarentena peruana.

Antes de dictaminar una resolución judicial, el juez Bento tendrá que aguardar un paso previo. Dio curso al Ministerio Público Fiscal para que se pronuncie si el tribunal es competente para resolver la medida cautelar.

Se calcula que en Perú hay cerca de 360 turistas varados entre las distintas regiones, según pudo saber Infobae. La cuarentena en dicho país es más dura que la Argentina: rige un toque de queda desde las 18 de la tarde.

En los últimos días, el Gobierno creó un programa de asistencia sanitaria y alimentaria para los argentinos que no pueden regresar al país a raíz del cierre de fronteras. Sin embargo, esas partidas estarán destinadas sólo a aquellos que logren justificar mediante una declaración jurada su situación de vulnerabilidad y que certifiquen que no tienen recursos ni familia en los sitios donde están varados.

Mientras tanto, las repatriaciones están en plena reprogramación. El domingo pasado despegaron otros dos Hércules C-130 desde Cuzco con 140 argentinos, en un nuevo puente aéreo militar organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Defensa.

En Perú la situación es compleja: el gobierno de Martín Vizcarra solo permite que en su cielo haya cuatro vuelos por día. Argentina no es el único país interesado en traer a sus ciudadanos: sólo Estados Unidos y Canadá buscaron este último jueves y viernes a unos 400 turistas en vuelos autorizados por el gobierno peruano. Hace unos días todavía quedaban mil españoles varados allí y, entre otros, unos 300 alemanes.

Seguí leyendo:



alojados en un hotel, gracias a la solidaridad de los dueños del establecimiento.

“Es una pesadilla, no se puede creer. Acá hay toque de queda desde las 16 a las 5 del día siguiente. Está todo mal, y Latam nos quiere reprogramar el vuelo para mayo. Hay 140 argentinos en el norte de Perú en la misma situación, a la deriva. Absolutamente abandonados”, relató Albornoz. Aclaró que están bien de salud, aunque con temor a “enfermarse” en una ciudad pequeña como Máncora, que solo tiene un posta sanitaria.

"¿Cuándo podrían regresar en caso de contraer el virus, sino lo pueden hacer ahora estando sanos?", plantea la presentación que analiza la Justicia Federal, donde están puestas las esperanzas.



Pese a solicitar apoyo a la Cancillería y a la embajada argentina en Perú, no obtuvieron respuestas. Y los recursos para subsistir cada vez son menos.



Ahora Bento deberá resolver si, como afirman los abogados de Albornoz, se está violando el artículo 14 de la Constitución Nacional, que asegura que "todos los habitantes de la Nación gozan del derecho de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino”. Pero antes de analizar el caso, el magistrado federal solicitó que se de “vista al Ministerio Fiscal para que se expida sobre la competencia del Tribunal y la procedencia del fuero federal”. Es decir, si la decisión le corresponde a él.