Rodolfo Suárez, gobernador de Mendoza, en conferencia de prensa
Rodolfo Suárez, gobernador de Mendoza, en conferencia de prensa

Los gobernadores de las provincias opositoras se alinearon de inmediato con los anuncios del gobierno nacional, sin distinción, por lo que mañana no habrá clases en Río Negro, Mendoza, Neuquén, Corrientes y por supuesto en Jujuy donde ya habían sido suspendidas. En el caso de Mendoza, Rodolfo Suárez profundizó algunas medidas y pidió no aplicar otras como el cierre de la frontera de su provincia. Hoy mismo el mendocino se comunicará con el Presidente para hacerle el planteo.

En el caso de la provincia de Corrientes el gobernador radical Gustavo Valdés siguió en vivo la conferencia del presidente Alberto Fernández y le dijo a Infobae que se alineará con las decisiones del gobierno nacional aún cuando no hay ninguna persona afectada por COVID-9. Ya estaban suspendidas todas las reuniones y actividades extra curriculares y prohibida la concentración de personas. Apenas terminados los anuncios confirmó que a partir de este lunes no habrá actividad escolar en ningún nivel en la provincia. La medida regirá por dos semanas con el objetivo de evitar la propagación del Coronavirus.

Además, vía decreto, otorgó una licencia especial para todos los trabajadores mayores de 60 años de la administración pública provincial y aclaró que si bien no se cerrarán las escuelas las maestras que tengan hijos a los que deban cuidar podrán quedarse en sus casas. Recomendó el menor contacto social y no circular por lo que suspendió la actividad en cines, casinos y boliches.

En línea con Alberto Fernández, aseguró que ayudarán a las familias para que el padre o la madre pueda quedarse cuidando de los hijos.

En Corrientes este fin de semana el gobierno informó que las siete personas que estaban en observación fueron dadas de alta tras recibir los resultados del Instituto Malbrán que dieron negativo y comunicó que no quedan otros casos sospechosos ni personas internadas.

La mayor preocupación en el distrito es el dengue: hay 357 personas afectadas aunque en los últimos días el índice se amecetó, según describió Valdés a este medio que en principio no discutió el cierre de la frontera.

Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes
Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes

La provincia de Río Negro tampoco tendrá clases hasta el 31 de marzo y habrá licencias para los mayores de 60 años y los grupos de riesgo. Además el distrito tomó varias decisiones drásticas. Con un solo caso confirmado, en Viedma, se suspendieron las clases en el colegio público de gestión privada donde trabajaba la mujer afectada por el coronavirus mientras que las familias de los chicos que asisten a esa institución permanecen en aislamiento.

La gobernadora Arabela Carreras decretó una multa de $ 150.000 a quienes violen el autoaislamiento social obligatorio dispuesto en casos específicos para prevenir la propagación del coronavirus en territorio rionegrino. La autoridad de aplicación de este decreto es el Ministerio de Salud de Río Negro, y la multa será ejecutada a través de la Agencia de Recaudación Tributaria pero además se desplegó un fuerte operativo con la Policía y personal de Salud Pública.

La medida alcanza a las personas residentes argentinos y turistas provenientes de China, Corea del Sur, Japón, Irán, Estados Unidos y todos los países de Europa, de acuerdo al Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 260 del Gobierno Nacional.

El gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez ya había decretado la emergencia sanitaria en la provincia donde hay tres nuevos casos sospechosos (en total son siete), uno de ellos un adolescentes de 13 años que regresó a San Martín de los Andes desde Estados Unidos.

El mandatario fue más duro que su colega rionegrina y dispuso una multa de $ 200.000 a quienes violen la restricción social obligatoria, siempre en casos específicos.

También firmó la adhesión a la suspensión de clases este domingo y dispuso que aquellos agentes públicos que tengan hijos e hijas menores de edad que concurren a los establecimientos educativos alcanzados por esta restricción podrán justificar su inasistencia al trabajo para poder cuidarlos.

El ministro de Economía e Infraestructura, Guillermo Pons, firmó una resolución por la que gozarán de licencia por 14 días, con goce de haberes, quienes hayan viajado a los países con circulación social del virus, a los mayores de 60 años, embarazadas y grupos de riego.

En Córdoba el peronista Juan Schiaretti también adhirió a la decisión del gobierno nacional de suspender las clases hasta el 31 de marzo aunque los comedores escolares continuarán abiertos en las escuelas.

A partir del próximo martes 17 el Ministerio de Educación provincial sugerirá algunas actividades educativas para que las alumnas y alumnos puedan desarrollar en sus hogares.

Arabela Carreras, gobernadora de Río Negro con su equipo
Arabela Carreras, gobernadora de Río Negro con su equipo

Por su parte, el gobernador Suárez, estuvo reunido durante durante la tarde del domingo con su equipo pero esperó a que hablara el presidente Alberto Fernández para hacer luego sus propios anuncios. Brindó una conferencia de prensa cerca de las 21 desde la residencia de La Puntilla donde anunció medidas complementarias. “Adherimos a la suspensión de clases dispuesta por la Nación”, resolvió ya que al estar descentralizada la educación le corresponde tomar esa decisión. “Somos armónicos, queremos actuar en conjunto con todo el arco político de la Argentina si hay un momento en que tenemos que dejar de lado todas las cuestiones partidarias es este”, subrayó.

El radical sin embargo marcó una diferencia importante y pidió que no se cierre las fronteras en Mendoza “porque se viene un fin de semana largo y queremos que los argentinos vayan a Chile y vuelvan, porque acá no tenemos ningún caso” Sí coincidió en que debe cerrarse el aeropuerto.

Entre las medidas complementarias que dispuso solicitó al Poder Judicial que se establezca una feria y un receso a la Legislatura. A los ciudadanos les indicó que “sean prudentes para que no haya aglomeraciones” y también anunció que buscará paliativos para las consecuencias económicas que podrían tener las medidas preventivas como créditos para las pymes. Habló incluso de posibles despidos "por el daño que va a ocurrir en todo el mundo”.

Habló además de impulsar el rápido tratamiento de una ley de emergencia sanitaria y dispuso ampliar rango etario para las licencias. En Mendoza no deberán ir a trabajar los mayores de 60 años. Y prometió instrumentar un nuevo mecanismo para la merienda que chicos mendocinos reciben en las escuelas.