El primer caso se detectó en el Swiss Medical Center de Barrio Norte (Maximiliano Luna)
El primer caso se detectó en el Swiss Medical Center de Barrio Norte (Maximiliano Luna)

Mientras el mundo está en vilo por la propagación del coronavirus que comenzó a fines de diciembre de 2019 en un mercado de animales de la ciudad china de Wuhan y que hasta el momento se cobró la vida de más de 3.200 personas, en la Argentina también hay expectativa por la situación epidemiológica del COVID-19. Y en algunos casos, preocupación. Sobre todo tras la aparición del primer caso confirmado.

En este contexto, las autoridades sanitarias trabajan fuertemente en la identificación de los casos sospechosos y en las estrategias de comunicación para informar a la población sobre las medidas de prevención y las actualizaciones de los lugares de transmisión. También en fomentar la consulta precoz ante síntomas y el antecedente de tener nexo epidemiológico.

Como parte de estas medidas y ante las consultas que se generan a diario en los sistemas de salud, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires actualizó el protocolo de detección precoz y segura de los potenciales casos sospechosos de coronavirus y realizó una recomendación para los vecinos porteños: ante cualquier duda o consulta llamar al 107 del SAME.

El primer contagiado fue derivado al Sanatorio Agote (Thomas Khazki)
El primer contagiado fue derivado al Sanatorio Agote (Thomas Khazki)

Este servicio de línea gratuita funciona todos los días del año y tiene el objetivo de brindar una respuesta adecuada a las necesidades de la población frente a emergencias y urgencias médicas, individuales o colectivas, surgidas dentro del ámbito de Capital Federal. Y ahora se encuentra “especializado e idóneo” para la ocasión.

Según se informó, el call center "cuenta con asistencia de expertos epidemiólogos dedicados a este tema, para atender a todos los aquellos que consideren tener la enfermedad”.

El jefe de Gobierno, Horario Rodríguez Larreta, expresó a través de sus redes sociales que “si tienen fiebre, dolor de garganta, tos, mucosidad, dificultad para respirar o falta de aliento y además viajaron a algún país donde circula el virus o tuvieron contacto con algún enfermo, llamen gratis al 107 para ser atendidos por un grupo de especialistas”.

Una vez establecida la comunicación, “un profesional evaluará el riesgo" de cada persona "y coordinará el mejor proceso de atención clínica”.

Análisis en el Instituto Malbrán (Reuters/Agustín Marcarian)
Análisis en el Instituto Malbrán (Reuters/Agustín Marcarian)

Hasta ayer, habían sido 33 las muestras de casos sospechosos analizados en el Instituto Malbrán. Las últimas cuatro están en estudio. Aunque ninguna de ellas fue de los casos que se reportaron como sospechosos en Córdoba y Entre Ríos. Según las fuentes consultadas, para que se haga la prueba en el Malbrán se deben descartar otras patologías –como influenza– en el lugar de origen.

Para estudiar posibles casos de coronavirus, en el Malbrán usan un área con cabinas de seguridad biológica 2. Allí trabajaban con un equipamiento especial, una bata blanca que usan sobre el delantal, guantes, un barbijo con respiradores –”un N95 al menos”– y protección ocular. El lugar posee un sistema de flujo de aire continuo por dentro, que hace imposible la salida al exterior de cualquier patógeno que puedan manipular, así como la entrada de cualquier contaminante para las muestras.

La muestra llega al instituto refrigerada y guardada en un triple envase. El mismo consta de tres capas: la primera, el tubo con la muestra. La segunda, un envase rígido con un material absorbente, en el que va colocado el tubo. De esa manera se lo protege de golpes o roturas. Y ese, a su vez, se coloca dentro de una caja, que tiene la información de quien lo manda y quien lo recibe.

La Unidad Operativa del Centro de Contención Biológica (UOCCB) es la plataforma de laboratorios de alta complejidad y niveles de bioseguridad 2, 3 y 3 animal donde por estas horas trabaja a destajo el Servicio de Virosis Respiratorias del Anlis-Malbrán, a cargo de la doctora Elsa Baumeister. Ellos comunican los resultados.

SEGUÍ LEYENDO: