Precios de varios productos seguirán arriba de lo esperado por dato que todavía no controla el Banco de la República

Leonardo Villar, gerente General del Emisor, aseguró que la inflación en Colombia aún está lejos de la meta del 3%

Guardar

Nuevo

La inflación en Colombia, según el Dane, cerró en 7,16% interanual en abril de 2024 - crédito Luisa González/Reuters
La inflación en Colombia, según el Dane, cerró en 7,16% interanual en abril de 2024 - crédito Luisa González/Reuters

Desde la 58ª Convención Bancaria de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria) en Cartagena, el gerente General del Banco de la República, Leonardo Villar, anunció que en 2024 no se cumplirá la meta de inflación para Colombia.

El funcionario resaltó los esfuerzos hechos en materia económica, pero advirtió que las proyecciones de la Junta Directiva del Emisor no se alcanzarán debido al comportamiento actual de variables económicas clave en el país.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Durante la intervención, Villar afirmó que “las expectativas del mercado y del equipo técnico del Banco de la República coinciden en pronosticar una inflación alrededor del 5,5% al final de este año, aun por encima de nuestra meta del 3%”. Esto implica que 2024 será el cuarto año consecutivo en que Colombia no cumple la meta de inflación establecida por el Banco de la República.

Villar también comentó que se espera una estabilización de la inflación en Colombia a mediados de 2025. Sin embargo, la actual situación no permite tomar decisiones apresuradas para alcanzar estos objetivos.

Leonardo Villar, gerente General del Banco de la República, aseguró que se evalúa el hecho de bajar la tasa de interés del Emisor, que en la actualidad es de 11,75% - crédito Banco de la República
Leonardo Villar, gerente General del Banco de la República, aseguró que se evalúa el hecho de bajar la tasa de interés del Emisor, que en la actualidad es de 11,75% - crédito Banco de la República

La declaración se alinea con la cautela del superintendente Financiero de Colombia, César Ferrari, con respecto a problemas operativos recientes, como las fallas en la aplicación de Bancolombia. “No tomaremos medidas apresuradas”, dijo.

La preocupación por una inflación persistente más alta de lo deseado refleja las limitaciones y desafíos del Banco de la República en su gestión de la política monetaria. Villar destacó que se siguen evaluando las herramientas disponibles para dirigir la inflación hacia la meta del 3%. La autoridad bancaria continuará monitoreando de cerca las condiciones económicas y ajustará sus políticas según sea necesario.

Durante su intervención en la convención, Leonardo Villar también ofreció un análisis detallado sobre los factores globales y nacionales que han influido en la inflación. Señaló que fenómenos como el aumento en los precios de insumos y energía a nivel mundial han tenido un impacto significativo en el comportamiento de los precios internos. Asimismo, mencionó que las distorsiones en las cadenas de suministro globales han añadido presión inflacionaria.

El gerente General del Emisor también indicó que el equipo técnico del Banco de la República sigue trabajando de manera intensa para contrarrestar estos efectos y acercarse lo más posible a la meta inflacionaria en los próximos años. “No descansaremos hasta conseguir una estabilidad macroeconómica que beneficie a todos los colombianos”, aseguró.

Cautela con la tasa de interés

Leonardo Villar también se manifestó a favor de la política monetaria aplicada por el Emisor, especialmente en el contexto de la alta inflación que afectó a los colombianos durante los últimos dos años. Destacó que el aumento de las tasas de interés ha sido crucial para frenar el aumento desmedido de los precios, aunque hizo un llamado a la prudencia en el manejo de la reducción de los tipos de referencia.

La directora del Dane, Piedad Urdinola, daría a conocer los datos de inflación de mayo de 2024  el 7 de junio - crédito Colprensa
La directora del Dane, Piedad Urdinola, daría a conocer los datos de inflación de mayo de 2024 el 7 de junio - crédito Colprensa

“En la Junta Directiva del Banco de la República hay consenso sobre los beneficios que tendría contar con una tasa de interés más baja en la economía colombiana”, dijo. Sin embargo, advirtió sobre los riesgos de “correr demasiado en la reducción de las tasas”, pues podría afectar negativamente la tendencia a la desaceleración de la inflación que ya se viene observando.

Según él, la inflación se mantiene alta debido a un aumento inesperado de la demanda en 2021 y 2022, una fuerte depreciación del peso colombiano, y un considerable encarecimiento de los precios relativos de los alimentos, que empezó a revertirse a mediados del año pasado.

Uno de los factores que también influyó en la persistencia de la inflación fue el incremento acelerado de los precios de los combustibles llevado a cabo por el Gobierno, en respuesta al “enorme hueco fiscal” generado por el congelamiento de estos precios. Ante eso, sostuvo que “la única forma de tener tasas de interés bajas, de una manera sostenible, es que la inflación sea baja y estable”.

Gustavo Petro, presidente de Colombia, insiste en que el Banco de la República debe bajar con más velocidad la tasa de interés  - crédito Colprensa
Gustavo Petro, presidente de Colombia, insiste en que el Banco de la República debe bajar con más velocidad la tasa de interés - crédito Colprensa

Optimismo moderado

A pesar de las circunstancias, expresó un optimismo moderado respecto a la “reducción que ya estamos observando en el ritmo de crecimiento de precios”. Sin embargo, reiteró la necesidad de actuar con cautela en el ajuste de las tasas de interés para mantener la sostenibilidad de cualquier mejora.

El gerente general resaltó que la reducción de la inflación observada en los últimos 13 meses es una de las más notables en los 100 años de historia del Banco de la República. “El propósito de lograr unas tasas de interés más bajas en el futuro es compartido por todos, pero debemos evaluar cada paso que demos con la información disponible de tal manera que podamos hacerlo de una manera sostenible”, puntualizó.

Villar aclaró que el choque de demanda experimentado por Colombia en comparación con otros países fue más severo, lo que contribuyó significativamente a la elevada inflación. Este fenómeno, junto con la depreciación del peso, creó un entorno económico complejo que todavía requiere una gestión cautelosa y medidas preventivas.

Guardar

Nuevo