Mientras en Santa Fe los equipos del Socialismo y del PJ se reúnen para avanzar en la transición el gobernador electo se tomó unos días de vacaciones.

A diferencia de Alberto Fernández que no pasó por la embajada argentina en Madrid, Omar Perotti sí lo hizo. En la residencia oficial lo recibió el embajador Ramón Puerta, muy amigo de Mauricio Macri pero de origen peronista.

"Tuve el gusto y el honor de compartir, en nuestra Residencia, un grato momento con el compañero gobernador electo de la provincia de Santa Fe, Omar Perotti", dijo Puerta señalando el sustantivo con el que se reconocen entre los partidarios de Juan Domingo Perón: "compañero".

El embajador armó una mesa con destacados santafesinos. En los jardines también estuvieron Virginia Tola, soprano argentina aclamada internacionalmente en teatros de ópera del mundo;  la chef Gabriela Tasile y el consejero Guillermo Hirschfeld. El motivo de la reunión fue  mucho más que recibir al futuro gobernador: todos juntos brindaron por el cumpleaños número 68 del misionero Puerta.

Cuando Perotti regrese a su territorio lo esperarán algunas noticias no tan buenas. El gobernador Miguel Lifschitz había prometido entregar las cuentas ordenadas. Ahora tuvo que restringir todos los gastos especiales por la caída de la recaudación, los anuncios de quita de Coparticipación desde Nación y la necesidad de priorizar el gasto social, indicaron a Infobae en su entorno.

De todos  modos socialistas y peronistas coinciden en que escapan a la grieta nacional y trabajan más allá de las diferencias. Incluso habrá una auditoría de cierre según marca la ley santafecina como hubo en los recambios de gobiernos anteriores: Antonio Bonfatti con Miguel Lifschitz; Hermes Binner con Bonfatti, y el peronista Jorge Obeid con Binner.

"Hacemos el máximo esfuerzo posible", señaló Lifschitz esta semana y reclamó al gobierno nacional que declare la emergencia alimentaria.