Todavía le duraba la sonrisa a Carlos Tomada cuando el fin de semana se lo vio caminando por la calle Corrientes.

El jueves de la semana pasada Cristina Kirchner lo mencionó en público, contó que le había pedido datos para el libro sobre cómo bajaron los planes sociales (en el macrismo le discuten la forma de hacer las cuentas) aunque al mismo tiempo develó cómo lo 'engañó' porque ni se enteró que estaba en proceso "Sinceramente".

Él, que estuvo en el Grupo Calafate desde el inicio en 1998 cuando muchos en política conocían más a Cristina Fernández que a Néstor Kirchner y que hasta organizaba reuniones en su estudio como abogado a 50 metros del Congreso, estaba contento porque la ex presidenta lo mencionó como "nuestro" ministro de Trabajo. Es que estuvo durante los tres mandatos, el del ex presidente y los dos de ella al frente de la Casa Rosada.

¿Qué hacía en la calle Corrientes? Tomada junto a su esposa fueron al teatro, a ver "El enemigo del pueblo" con Juan Leyrado y Raúl Rizzo que cuando en el saludo final lo vieron en la cuarta fila lo saludaron con cierto disimulo, sin nombrarlo en público.

A la salida se vio a Tomada en Zum Edelweiss a la vuelta del teatro donde primero se cruzó con León Gieco.que le explicó por qué dejó su silla vacía el jueves en la Feria del Libro: un compromiso que no pudo cancelar, se oyó cerca de los susodichos.

Después se vio a Tomada cruzar saludos con empresarios con los que quedó en conversar más largamente sobre la situación actual (y lo que podría pasar con una eventual candidatura de CFK, y si ella será candidata y si el peronismo se unirá, las preguntas que todos hacen por estos días).

Dicen que no sólo Tomada charló con empresarios. La ex presidenta también ha hablado con varios…