Con globos de colores, incluidos amarillos, Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez lanzaron sus respectivas candidaturas en Córdoba a gobernador, vice e intendente donde no pueden usar el sello Cambiemos.

A diferencia de lo que ocurrió en Neuquén, donde Horacio 'Pechi' Quiroga evitó los símbolos que lo acercaran al gobierno nacional, el radical y sus aliados buscan diferenciarse del otro radical, Ramón Mestre, mostrándose como la opción elegida por la Casa Rosada.

De todos modos Negri dejó en claro que busca provincializarar su campaña y se concentra en la figura del gobernador Juan Schiaretti. Aprovechó que Cristina Kirchner hizo desistir a sus candidatos de presentarse en las elecciones para cuestionar al mandatario que va por la reelección. El peronista sin embargo intenta despegar del 'beneficio' K y desmintió cualquier pacto con el kirchnerismo que iba a una segura derrota y a un cuarto puesto a nivel local.

El acto en un coqueto hotel tuvo discursos cortos, excepto el del candidato a gobernador que apuntó a criticar la publicidad oficial, a la corrupción y hasta se animó a hacer unos pasitos de baile.

Con ese perfil, enfocándose en pelearle al peronismo sin hablar más del intendente Mestre, Negri espera que para el último tramo de la campaña lo acompañen las principales figuras del Gobierno. La que ya prometió su presencia en la previa al 12 de mayo es Elisa Carrió. Eso sí, irá después de Pascua porque la diputada nacional respeta la cuaresma y no tiene agenda programada.