Por primera vez en sus más de 10 años, dos listas compitieron en el Club Político Argentino para elegir autoridades.

Tras la votación, ganó la Lista 1 que postuló como presidente a Graciela Fernández Meijide mientras que la Lista 2, que postuló a Eduardo Lázzari como titular, obtuvo la minoría.

La disputa generó una gran expectativa entre los socios, como se revela con la inédita participación de más del 60% del padrón.

Después de meses muy álgidos, con duras acusaciones éticas y morales, el CPA procesó sus diferencias internas y, una vez concluido el comicio, tirios y troyanos brindaron con champagne por la democracia del Club y en armonía.

Ninguna de las dos listas se expresó a favor o en contra del Gobierno nacional, porque la mayoría del Club reconoce haber votado por Cambiemos, pero la Lista 1 en general acompañó con más consistencia las políticas oficialistas y la Lista 2 fue en general más crítica, sobre todo en relación a las políticas de género y a favor del debate por la interrupción voluntaria del embarazo.

También hubo fuertes discrepancias en torno a la política cultural y la necesidad o no de criticar las políticas económicas.

Según trascendió, el conteo final arrojó 101 votos para la lista ganadora y 49 para la lista perdedora, toda una novedad en una organización en la que siempre se votó una única lista.