Javier González Fraga en el desayuno de Coviar (Prensa de Gobierno de Mendoza)
Javier González Fraga en el desayuno de Coviar (Prensa de Gobierno de Mendoza)

"Con media copa de vino que tome cada argentino podríamos revertir la caída del consumo", bromeaba un consultor que asesora a una de las principales bodegas después de escuchar el consejo de Oscar Mendiz, secretario de la Fundación Favaloro. Tras firmar un convenio de colaboración para la difusión del vino como bebida nacional Mendiz habló sobre los efectos positivos de una medida diaria de tinto en el desayuno organizado por la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR).

El dato no es menor. Reflejo de la realidad argentina, la edición 2019 de la Vendimia mostró la preocupación de empresarios y políticos por la crisis del sector vitivinícola y por lo que para ellos pueden o no deparar las próximas elecciones.

"Hay elementos para pensar que pronto tendremos buenas noticias", señaló Javier González Fraga, presidente del Banco Nación con una promesa más política que técnica: "Vamos a enterrar el populismo". Con la mano izquierda en el bolsillo, el ex candidato a vicepresidente radical dio un discurso en el que culpó por la falta de inversiones a "la incertidumbre política" de un año electoral.

Lo siguió el secretario de Agroindustria, Miguel Etchevehere, quien admitió que el actual "no es el mejor momento que podamos esperar" aunque en línea con el discurso de Mauricio Macri en la apertura de sesiones ordinarias subrayó que "es la primera vez que se están tratando los problemas de raíz". Y recordó el pasado kirchnerista, el atraso cambiario y tarifario. Etchevehere prometió incluso que en el 2020 se terminarán las retenciones que tanto lo incomodan a él mismo y terminó en tono épico aunque con menos efervescencia que Macri en el Congreso de la Nación.
Los aplausos se repartieron con más y menos fuerza, según lo que se decía. Pero había murmullos en la tercera fila. La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, sentada junto al diputado peronista Guillermo Carmona, sacó su celular para tuitear críticas a los enviados del gobierno nacional y reclamar por las tasas y la caída del consumo de la industria vitivinícola.

La senadora Anabel Fernández Sagasti junto al diputado Guillermo Carmona
La senadora Anabel Fernández Sagasti junto al diputado Guillermo Carmona

La joven senadora recordaba además cuando unos cuantos años atrás, con Julio Cobos como gobernador, trabajó como camarera en el Hotel Hyatt y en los desayunos de COVIAR que se hacen cada año atendía a los funcionarios, empresarios y gobernadores. De línea directa con CFK, varios le preguntaron si  la senadora será candidata a presidenta y respondió que no sabía y que está concentrada en la unidad del peronismo. Algunos hablan de Fernández Sagasti como precandidata a gobernadora, otros de la posibilidad de que se alíe al ex gobernador Rodolfo Gabrielli, con quien mejor diálogo mantiene. La duda es si Gabrielli querrá volver a dar la pelea mendocina…