El senador Eduardo Schiavo lleva presentados en la provincia de Buenos Aires un proyecto de solicitud de informes, 15 proyectos de declaración, un proyecto de resolución y diez proyectos de ley. Esta semana sin embargo rompió todos los esquemas y generó malestar en la gobernación.

Senador provincial por Cambiemos, Schiavo es junto a Marcelo Pacífico, Ana Laura Geloso y Gabriel Monzó, uno de los cuatro senadores provinciales cercanos a Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados nacionales que ya avisó que el año próximo no irá por la renovación de su mandato.

¿Qué fue lo que sorprendió al equipo de María Eugenia Vidal? Que en el marco de las negociaciones por el Presupuesto y el endeudamiento (que pasarían para el lunes ya que hay coincidencia en que este viernes no sería una jornada adecuada para la doble sesión en ambas cámaras bonaerenses) presentó un proyecto propio en el que cuestiona duramente al Ejecutivo.

Dentro del Presupuestos 2019 Vidal impulsa una ley impositiva para el juego on line pero Schiavo propuso su propio proyecto que también autoriza licencias para el juego y establece porcentajes de pago de impuestos. Pero… con diferencias y críticas. "Más allá de la criticable técnica legislativa de incluir en un proyecto de ley impositiva la regulación de esta temática", escribió en los fundamentos, y pidió una "profunda reflexión" al respecto. Entre sus "reparos" advirtió que el texto oficialista tiene una "débil constitucionalidad".