Infantino, Macri (de espaldas) y Marín
Infantino, Macri (de espaldas) y Marín

Casi al mismo tiempo que se anunciaba que la superfinal entre Boca y River se va a jugar en Madrid –el domingo 9 de diciembre a las 16:30–, y mientras Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol hablaba desde Asunción, su "jefe", el titular de la FIFA, Gianni Infantino, se cruzó con Mauricio Macri. Hubo charla animada de algunos pocos minutos, sonrisas, gestos amigables y cada uno siguió su camino. La agenda del G20 no da respiro, al menos para Macri.

La escena se desarrolló en la conferencia de prensa que dio el presidente junto al encuentro al primer ministro italiano Giuseppe Conte, en el Museo de la Casa Rosada. Infantino escuchó atentamente a Macri y a su compatriota parado junto a Fernando Marín, coordinador de Cambiemos del Fútbol para Todos (mientras existió, claro).

El presidente de la FIFA en el Museo del Bicentenario
El presidente de la FIFA en el Museo del Bicentenario

Cuando las alertas móviles comenzaron a copar la pantallas de los smartphones con las novedades, y todos se enteraron de que Boca no ganaba "en el escritorio", se pudo ver a Infantino abrazándose con algunos funcionarios (de segunda línea, algunos vinculados a la dirigencia de River).

Antes de la conferencia de prensa, el mandamás de la FIFA dialogó animadamente con Marín, Iván Pavlosky, vocero presidencial, y Fernando De Andreis, secretario general de la Presidencia y uno de los hombres fuertes del macrismo si de fútbol se habla.