(Guille Llamos)
(Guille Llamos)

"Todos sabíamos que se iba, pero en diciembre. Que renunciaba no se lo dijo a nadie", comentaba una dirigente de la oposición que no se sorprendió por el paso al costado de Ricardo Lorenzetti sino por el momento en que anunció su decisión. "Se debe querer ir porque viene el ajuste, la reforma previsional, el desenganche salarial", especulaba entre otras razones.

Un rato después, justo a tiempo para el inicio de la ceremonia de entrega de diplomas al mérito de los Premios Konex 2018, llegaba el diputado nacional y fundador de la Cooperativa La Juanita, Héctor 'Toty' Flores, hombre de Elisa Carrió. Traspasando las escalinatas de la Facultad de Derecho aseguraba que "Lilita tenía muchas ganas de venir" pero faltó porque le habían dicho que podía sufrir un escrache, reveló. Como ella, el legislador se mostraba contento por el anuncio del tribunal supremo aunque, como varios comentaban en la previa del premio, reconoció que la líder de la Coalición Cívica hubiera preferido que Horacio Rosatti fuera elegido por sus pares para reemplazar a Lorenzetti y no Carlos Rosenkrantz. "Fue un empate", comentó conforme a pesar de eso porque, lo que más querían, admitió, era la renuncia que tanto empujó la diputada.

A otro que se lo vio contento, pero por motivos diferentes, fue a Facundo Manes. Esta vez no presentó un libro sino que recibió un premio por la Fundación INECO en un quinteto que compartió con el hospital de Pediatría Juan Garrahan y el Juan Fernández. Lo acompañaron su mujer y también quien dirige parte de sus proyectos, su hermano Gastón Manes.

El neurocientífico tuvo que repetir varias veces su número de celular porque muchos se acercaron a sacarse fotos o a pedirle conversar. Inquieto, después de recibir el diploma al mérito en la categoría Entidades de Salud se fue al fondo del auditorio y le dejó su butaca a Margarita Barrientos. Durante más de una hora estuvo de pie.