El gobierno nacional, como el kirchnerismo, está prestando especial atención a las sucesivas elecciones para la nueva integración del Consejo de la Magistratura. A la pelea de los abogados en Capital se le suma la de los letrados en las provincias el próximo 3 de octubre y allí están 'tejiendo' desde Ernesto Sanz a Daniel Angelici para intentar quedarse con una silla clave en el órgano que controla a los jueces.

Una pelea logró encapsularse. Dos listas se unificaron para evitar la división de los votos. Son las listas 4 y 5, la primera bendecida por el mendocino y  la segunda por el presidente de Boca. Así, ahora quedarán la marplatense Marina Sánchez Herrero junto a Carlos María Matterson, de Bell Ville compartiendo nómina para enfrentar a Antonio Bustamante, de Tucumán; Martín Carranza Torres, de Córdoba; Bienvenido Rodríguez Básalo, de Quilmes (le atribuyen cercanía a Aníbal Fernández y está secundado por Ornella Serra, a quien se vincula con el kirchnerismo) y Luis Palomino de San Isidro.

(NA)
(NA)

La unificación vio la luz en los críticos días en que Mauricio Macri rediseñó su gabinete, redujo la cantidad de ministerios y recibió el rechazo a su oferta por parte de Ernesto Sanz, que por ahora no es ministro pero sí tendrá aliados en el Poder Judicial.

Todavía falta el aval de la Junta Electoral de la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), pero varias fuentes confirman que para que se fusionen se bajó la lista 4 y renunciaría el suplente de la 5, Luis Quassolo que es de Marcos Juárez, justo donde Cambiemos acaba de ganar.