El 6 de septiembre de 1987, el radical Eduardo Angeloz se convirtió en gobernador de Córdoba al derrotar al peronista José Manuel de la Sota. Ese mismo día, Ramón Bautista Mestre se impuso en las elecciones a intendente de la capital provincial.

Casualidad o cábala, este 6 de septiembre, Ramón Javier Mestre asumió formalmente como jefe de la UCR cordobesa y, aunque no habló de candidaturas, acompañado por su hijo Bautista en el atril, no ocultó el deseo de ser protagonista en las elecciones del año que viene para tratar de desbancar al peronismo tras 19 años en el poder.

Mestre le envió un mensaje a la Casa Rosada, que mantiene una buena relación con el gobernador Juan Schiaretti: "Así como nosotros sostenemos que no hay Plan B en Córdoba, tampoco debe haber Plan B de la Nación en Córdoba. Todos tenemos derecho a decidir lo que pasa en la Provincia. Tenemos, desde la pluralidad de nuestras voces, derecho a elegir a nuestros representantes. Pero si a través del diálogo no logramos ponernos de acuerdo, siempre está la posibilidad del voto".

El intendente y flamante jefe de la UCR provincial llamó a "construir un Cambiemos a la cordobesa. Necesitamos construirlo con más voces y participación. Un espacio amplio y plural en la provincia, con más partidos políticos, organizaciones sociales y vecinos con ganas de cambiar Córdoba".

En Córdoba, Cambiemos tiene sobreabundancia de candidatos para la disputarle la gobernación a Juan Schiaretti. A pesar de que no todos lo han dicho en voz alta, están anotados, además del propio Mestre, Oscar Aguad, Mario Negri, Luis Juez y Héctor Baldassi.