(Instagram: @juliana.awada)
(Instagram: @juliana.awada)

En tiempos de equidad de género, esta vez fue la primera dama, Juliana Awada, la que se calzó zapatillas y pateó una número 5. Con su habitual elegancia, claro, y vestida de sweater de lana y jean.

La esposa de Mauricio Macri recibió en la quinta de Olivos a un equipo de chicas de Boca Juniors y a un equipo de Deportivo Unión de la villa 31 en el marco del programa Liga del Potrero que auspicia la Fundación Boca Social que preside Daniel Angelici y con la colaboración del ex cura Hernán Morelli.

Como lo contó luego en la Legislatura, también estuvo allí la embajadora de Dinamarca en Argentina, Grete Sillasen.