Un proyecto presentado en el Congreso el 1 de junio propone modificar la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales para que la dirección y administración sean ejercidas por un órgano de por lo menos cinco miembros y con mandatos que no excedan los cuatro años, "teniendo derecho a una única reelección dentro del órgano, sin consideración de si se trata del mismo o de diferentes cargos".

Además, modificar el artículo 42 de la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales para limitar también el mandato de los delegados a no más de dos años. "Y podrá ser revocado mediante asamblea de sus mandantes convocada por el órgano directivo de la asociación sindical, por propia decisión o a petición del diez por ciento (10%) del total de los representados", se indica en el texto.

"Uno de los principales atributos de la democracia es la alternancia. La facultad de elegir a los representantes importa la certeza de que los elegidos no sean siempre los mismos y nuevos líderes vayan asumiendo el lugar de los anteriores de acuerdo a la voluntad popular", sostienen la diputada que impulsa la iniciativa, Lucila Lehmann de la Coalición Cívica de Santa Fe, y quienes firman con ella, Elisa Carrió y Cornelia Schmidt-Liermann.

Y agrega entre los fundamentos: "Es de público y notorio conocimiento que la mayoría de las cúpulas sindicales son manejadas por los mismos representantes durante décadas y hasta observamos casos en los que los mandatos son luego continuados por los hijos. Esta realidad debe ser transformada. Resulta imperativo dotar a los trabajadores de herramientas que aseguren su libre participación en sus propios gremios".

¿La diputada, aunque no da nombres, se inspiró en Hugo y Pablo Moyano?

En los últimos años se presentaron, incluso desde el oficialismo, una docena de proyectos. Y en estos días por ejemplo hasta fue allanado el gremio de Comercio por la pelea que generó la sucesión de Armando Cavalieri, que lleva 32 años en el cargo, y la futura elección con un padrón en el que se detectaron 6000 personas muertas.