El intendente de Ituzaingó no estaba de acuerdo con la interrupción voluntaria del embarazo. De formación católica terminó siendo convencido por las mujeres de su familia (como se dice últimamente, cayó bajo el efecto de "la revolución de las hijas"). Pero también cambió de opinión después de escuchar al ex ministro de Salud Ginés González García.

El ex embajador en Chile, que fue convocado para dar explicaciones médicas y estadísticas tanto por diputados como por el Senado, le dijo un día a Alberto Descalzo: "Mirá, si esto fuera un tema de hombres ya estaría resuelto".

(@orsenix)
(@orsenix)

Descalzo se quedó pensando y finalmente coincidió con él en que era más un tema de salud que de Fe. Ahora dice que en su municipio tiene en marcha capacitación para docentes y que se realizan muchas actividades para difundir la educación sexual entre los jóvenes y el control de la concepción.

En ese marco en Ituzaingó habrá una gran charla que tendrá como invitado a Ginés González García para que jóvenes y no tan jóvenes escuchen qué piensa sobre el aborto mientras la cámara Alta debate la ley.