(Twitter: @JosefaMendo)
(Twitter: @JosefaMendo)

La semana pasada una diputada nacional, la más joven de todos, terminó cubierta de espuma y serpentinas de colores: la radical Josefina Mendoza, de la ciudad bonaerense de Daireaux dio el último final de Relaciones Internacionales, aunque no se recibió.

Mendoza, que es dueña de otro récord (fue elegida el año pasado como la primera presidenta de la Federación Universitaria Argentina, la FUA) rindió su examen de la materia Comercio Internacional el mismo día en que la Selección argentina lograba, con mucho esfuerzo, pasar a octavos de final en el Mundial.

(Twitter: @JosefaMendo)
(Twitter: @JosefaMendo)

Pero para recibir su título de Licenciada en la Universidad Nacional del Centro le falta hacer una tesis que prometió arrancar en los próximos días.

La diputada nacional consiguió que su trabajo tenga una dirección de alto nivel, nada menos que el Ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro. Dicen que no le costó convencerlo porque el tema de tesis será la reforma universitaria y su impacto a nivel internacional y él ya tiene un libro sobre la reforma y conoce mucho del tema. Además, Mendoza se zambulló en el distrito más difícil para el Gobierno: está militando en la populosa La Matanza de donde es oriundo el ministro que tiene aspiraciones para ser su intendente.