Marcos Peña habla ante la atenta mirada de Ricardo Lorenzetti (Fotos: Cippec)
Marcos Peña habla ante la atenta mirada de Ricardo Lorenzetti (Fotos: Cippec)

Probablemente la cena anual de Cippec de este lunes haya sido el evento que haya logrado reunir a la mayor cantidad de gobernadores, ministros nacionales, intendentes, funcionarios de todos los niveles y sindicalistas, además de empresarios de enorme cantidad de sectores.

Único evento de la institución en el que se recaudan fondos para los proyectos que emprende, la gala contó con el jefe de Gabinete Marcos Peña como figura principal. En su mesa quedó vacío el sitio que se había reservado para la vicepresidenta Gabriela Michetti.

En la misma mesa acompañaron a Peña representantes de los otros dos poderes: Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte, fue quien más expectativa generó después de las denuncias de Elisa Carrió. También  estaba Emilio Monzó, titular de la Cámara de Diputados.

Pero Carrió la emprendió además contra la suba de tarifas con un pedido de informes que remitió al jefe de Gabinete. "Lo tendría que aprobar el Congreso", recordó hábilmente el funcionario sobre el valor institucional que todavía no logró ese reclamo de Lilita mientras buscaba con la mirada a su mujer, perdida entre los saludos de los muchos que se les acercaban.

Cuando Peña ocupó su sitio junto a Jorge Maldelbaum, presidente del consejo asesor, y Julia Pomares, directora ejecutiva, no faltó quien fotografiara su saludo con Lorenzetti. De todos modos, para ambos era el tercer saludo del día: ya se habían cruzado en el cocktail de bienvenida y por la tarde en la reunión que compartieron con el ministro Germán Garavano y otros cuatro jueces de la Corte, donde conversaron sobre el sistema de escuchas.

Lorenzetti escucha a María Eugenia Vidal en la cena de Cippec
Lorenzetti escucha a María Eugenia Vidal en la cena de Cippec

Con el bife extracotto con hierbas frescas servido hubo quien preguntó por Carrió. Lorenzetti no se mostró cómodo pero sí se lo vio tranquilo y antes de que respondiera salieron a respaldarlo Peña y Monzó. Incluso María Eugenia Vidal, que llegó última y se fue primera, se puso de pie, dejó su mesa y se acercó a la de sus vecinos para saludar a Lorenzetti. Hablaron los dos, ella sonrió, él devolvió la sonrisa pero ninguno de los dos contó qué se dijeron.