Destapó el tema la diputada radical, del bloque de Martín Lousteau, Carla Carrizo. Ella fue quien incluyó una pregunta para Marcos Peña en la presentación del jefe de Gabinete ante el Congreso. ¿Cuánto se le paga a los obispos?

Ahora es otro radical pero del bloque de Cambiemos, el diputado Alejandro Echegaray, quien presentó un proyecto de ley para derogar los decretos que establecen sueldos y pensiones para obispos, sacerdotes y seminaristas de la Iglesia Católica Apostólica Romana. "El Estado no debe pagar sueldos para que los obispos hagan caridad sin rendir cuentas", justificó el planteo.

Según informó Peña, el estado nacional destinará este año 130 millones de pesos en sueldos para la Iglesia Católica pero Echegaray consideró que "en un Estado laico, este aspecto debe ser revisado".

En esta línea, el diputado radical sostuvo que "si bien el artículo 2 de nuestra Constitución Nacional establece que el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano, esto ha sido entendido por la jurisprudencia de la Corte Suprema de la Nación como una obligación de apoyo económico, que no se trata necesariamente de sueldos" sino, sostiene, de excenciones impositivas, subsidios, etc.

El legislador cita que las asignaciones dispuestas en concepto de remuneraciones, jubilaciones y pensiones a favor de distintos integrantes del clero católico se dispusieron por cinco decretos leyes de la última dictadura militar, cuatro firmados por Jorge Rafael Videla y el último por Reynaldo Bignone.