La esquina de La Pampa y Figueroa Alcorta es, además de una de las más cotizadas de la ciudad, también un tradicional lugar de encuentro del círculo rojo. Y es que allí se encuentra el bar y restaurante Selquet, que con más de treinta años abierto suele contar en sus mesas con encumbrados funcionarios e importantes hombres de negocios.

Eso podría cambiar en el futuro cercano, si es cierto el rumor que desde fines del año pasdo circula entre los habitués: que un importante empresario compró el lugar y desarrollará allí un complejo que incluirá locales comerciales, oficinas y viviendas.

Si la versión es cierta, el rosqueo porteño habrá perdido uno de sus lugares emblemáticos…

Continúe leyendo la sección Círculo Rojo