Hay competencia entre Córdoba y Tucumán y no sólo por diferencias políticas, aunque últimamente Juan Schiaretti y su tocayo Manzur parecen estar del mismo lado. Entre Navidad y Año Nuevo el gobierno tucumano aumentó  la alícuota de IIBB mientras que desde el 1 de enero comenzó a regir en la vecina Córdoba una reducción de alícuotas de Ingresos Brutos en distintos productos y servicios.

En Tucumán el 28 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial local la Ley N° 9071 que establece un incremento en IIBB del 3,5% al 5% lo que cayó mal a los productores ya que las alícuotas inciden fundamentalmente sobre las actividades agropecuarias (soja, maíz, trigo son las más afectadas según plantean). "Tendremos que soportar esta suba sin trasladar a precios de granos porque estos se rigen por una cotización internacional a pesar de que los precios de los productos que utilizamos para producir van a tener ese incremento", se quejaba uno de ellos en largos intercambios vía Whatsapp.

"Los contratistas no pueden reducir su margen de rentabilidad. Habrá que consensuar y ver como se acomoda ese costo. Podemos decir que del 3,5 al 5% la diferencia es solo del 1,5% pero en realidad es del 43%, lo que es una barbaridad", se quejó Javier Ayala, tesorero de la Asociación de Productores Agrícola Ganaderos del Norte (Apronor) mientras preparan la feria anual para el mes de abril.