(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

El paro sorpresivo de Aerolíneas Argentinas y Austral en la puerta del fin de semana largo empezó a comentarse en los pasillos del Coloquio de IDEA el jueves por la noche, mientras empresarios y políticos bailaban y cantaban al ritmo de la banda Agapornis.

Y lo que al principio fue un rumor se terminó de confirmar el viernes por la mañana con la decisión de los gremios, en medio de un reclamo salarial. Los número uno de grandes empresas del país que ya tenían pasaje para volverse rápidamente a Buenos Aires empezaron a tantear la posibilidad de regresar en aviones privados.

El presidente del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, Mario Negri, tenía un vuelo a las 8 de la mañana (Buenos Aires – Mar del Plata) que se canceló y decidió ir al Coloquio en auto para llegar al panel que a las tres de la tarde compartió con Diego Bossio, Graciela Camaño, Emilio Monzó y Miguel Angel Pichetto. El secretario de Pymes del ministerio de Producción, Mariano Mayer, también tenía previsto viajar en un vuelo que se suspendió pero tuvo suerte: se subió a último momento al avión presidencial y viajó con Maurico Macri.

Ricardo Pignanelli, secretario General de SMATA, no pudo llegar al panel de las discusiones sectoriales que compartía con Miguel Gutiérrez (YPF), Daniel Herrero (Toyota) y Guillermo Pereyra (Sindicato General de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa). Esa mesa quedó incompleta.