Después de que sonó la campana y tras el primer y segundo plato en el almuerzo, arrancó la disertación de Rogelio Frigerio en la reunión semanal del Rotary Club de Buenos Aires. Por momentos habló serio y por momentos buscó distender su presentación. "En la mesa tienen una foto mía", dijo sobre el folleto que anuncia el ciclo de charlas cada semana y registra fotográficamente los eventos de los rotarios. "Así era yo hace tres años, esa foto me la sacaron cuando estaba en el Banco Ciudad", confesó sin pudor para explicar "el deterioro" que produce la gestión pública. No repasó su agenda pero es uno de los ministros que más viaja por todo el país, además de participar en presentaciones públicas, programas de televisión y las tareas diarias de su cartera. Eso sí, hizo gala de su cintura política cuando Clara Mariño leyó la pregunta de uno de los presentes en la comida. ¿Cuáles son los mejores gobernadores y cuáles los peores, fue la consulta. Enlace del gobierno nacional con cada provincia y artífice de consesos para impulsar medidas y ayudar a aprobar leyes en el Congreso, Frigerio respondió sin contestar. Dijo que hay provincias con menos cantidad de empleados públicos por habitantes  pero que no necesariamente son las que tienen mejores servicios. Ante la insistencia, superó el cuestionario y entre risas pero sin nombres sólo dijo que "algunas están mal desde el punto de vista administrativo y financiero".