Fuerte retracción de las ventas de los productores de soja; en dos meses cayeron a cerca de la mitad

Así precisa el último informe mensual de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales. Responde en parte a la estacionalidad de producción y ventas, pero podría anticipar una caída del ritmo de ingreso de dólares más brusca de lo habitual

El pago de derechos de exportación volvió a debate en un año de sequía.
El pago de derechos de exportación volvió a debate en un año de sequía.

Los integrantes de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC) señalaron que actualmente los productores de soja están vendiendo el 50% del volumen que comercializaban hace dos meses atrás. Sin embargo, los buenos precios internacionales que se registraron especialmente entre agosto de 2020 y mayo pasado, permitieron alcanzar un nivel récord de ingreso de divisas por las exportaciones agroindustriales, y derivando en un aumento de las reservas del Banco Central. El aporte del campo y la agroindustria a la economía, sigue siendo determinante.

Según los datos publicados en el monitor agroindustrial, que se difunde todos los meses, en las tres primeras semanas de julio el promedio de ventas semanales por parte de los productores fue de 340 mil toneladas, en junio ese promedio llegó a 500 mil toneladas y en mayo a 700 mil toneladas. “Hoy el productor de soja está vendiendo el 50% del volumen que vendía dos meses atrás”, señaló el informe.

Además, precisaron que el volumen de las ventas de los productores en el presente año, “va cayendo en forma significativa, de 1,184 mil toneladas de ventas por semana a mediados de mayo, a un promedio de 700 mil toneladas en las primeras tres semanas de julio”.

El responsable del Departamento de Análisis de Mercados de la corredora de granos Grassi, Ariel Tejera, recordó que actualmente se atraviesa un momento estacional de la comercialización, y además los precios fueron cediendo y se alejaron de los mejores valores que se llegaron a registrar en el presente año, especialmente en mayo pasado cuando el precio externo de la soja superó los 600 dólares la tonelada. Si bien el productor argentino no percibe el total de ese precio, porque tiene los efectos de las retenciones del 33% y el desdoblamiento cambiario, los valores no fueron malos y por eso hubo un muy buen ritmo de ventas que permitió al productor hacer frente a los costos de la campaña y comprar insumos para el ciclo 2021/2022.

Semanas atrás, en declaraciones a este medio, Josefina Jolly, analista de mercado de FyO, sostuvo que “se puede esperar que el ritmo de ventas de los productores se desacelere debido al gran avance de este año, los niveles de precios que hacen que necesite un menor volumen de granos para cubrir las necesidades financieras y las decisiones de compras anticipadas de compras anticipadas de cara a la 2021/2022″.

Ventas de productores de soja. (CIARA-CEC)
Ventas de productores de soja. (CIARA-CEC)

Además, sigue vigente el reclamo de bajar la presión impositiva que afecta a todos los eslabones de la cadena productiva, comercial y agroindustrial, partiendo de la materia prima hasta el producto final que llega al consumidor. El relevamiento de CIARA-CEC mostró como ejemplo, que en el caso de un barco que exporta harina soja, el 41% lo recauda el Gobierno en concepto de impuestos.

Hay que recordar que la última campaña de soja registró una cosecha total de 43,5 millones de toneladas, un 11,2% de caída en relación al ciclo anterior, donde la producción se ubicó en 49 millones de toneladas. Además, el rendimiento promedio nacional alcanzó los 2.670 kilos por hectárea, transformándose en el segundo más bajo de los últimos 5 años, como consecuencia de la ausencia de precipitaciones.

Ventas de maíz

En relación al maíz, el informe mensual de CIARA-CEC precisó que los productores han comercializado un volumen récord desde el inicio de la cosecha y hasta los finales del mes pasado, ubicándose en 14,899 millones de toneladas, y permitió alcanzar un importante nivel de toneladas exportadas. El pico de ventas fue entre los meses de abril y mayo con 7,6 millones de toneladas, registrándose un aumento del 166% interanual. Solamente en las tres primeras semanas del mes de mayo, los productores vendieron el récord de 5,2 millones de toneladas, con el pico de ventas máximo en la semana del día 5 del mencionado mes con 1,858 millones de toneladas.

Por otro lado, la actual comercialización de la campaña gruesa se registra con un alto impacto de la bajante del Río Paraná en las exportaciones agroindustriales, provocando enormes costos logísticos, ya que los buques no pueden salir con la carga completa desde los puertos del Gran Rosario y deben viajar a completar carga a los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires o a los puertos de Brasil.

Ventas de los productores de maíz. (CIARA-CEC)
Ventas de los productores de maíz. (CIARA-CEC)

“Esto genera cargos extras no previstos que hoy son absorbidos por los exportadores. Y lo más grave , las pérdidas de carga a manos de exportadores de origen brasileño, por citar uno, y en el caso que esta situación persista, el origen argentino será castigado en precios por los mercados compradores”, señalaron desde CIARA-CEC.

Pese a esta problemática, es de destacar que el ingreso de divisas acumulado de la agroexportación en los primeros siete meses del año alcanzó casi los 20.180 millones de dólares, donde el monto de julio pasado resulta récord para ese mes en las estadísticas desde comienzos de este siglo y en toda la serie histórica. Esa suma mensual refleja un aumento del 4,8 % con respecto al precedente mes de junio y un incremento del 53,2 % en relación con el mismo mes de julio del año anterior.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR