Agroquímicos: impulsan un proyecto de Ley para regular su aplicación en todo el territorio nacional

La Red de Buenas Prácticas Agropecuarias, que engloba a más de 90 instituciones públicas y privadas relacionadas con el sector agropecuario, busca delimitar las zonas “sensibles” donde no se pueden aplicar y de “amortiguamiento” para hacerlo con requerimientos

La Red de Buenas Prácticas Agropecuarias diseñó un proyecto de Ley para el uso de agroquímicos.
La Red de Buenas Prácticas Agropecuarias diseñó un proyecto de Ley para el uso de agroquímicos.

La aplicación de agroquímicos en Argentina ingresó hace ya un tiempo en el debate público ante ciertas preocupaciones e inquietudes por parte de sectores de la sociedad respecto a su uso y sus efectos tanto en la salud humana como en el medio ambiente. A esto se suma la falta de una legislación nacional que reglamente la actividad y que deja en manos de los distritos municipales la regulación de las mismas, a veces con criterios muy heterogéneos.

Es por esto, que la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias (Red BPA), que engloba a más de 90 instituciones públicas y privadas relacionadas con el sector, como por ejemplo el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y sus organismos, diseñó y lanzó un proyecto de ley que busca ordenar, regular y controlar la actividad en todo el territorio nacional teniendo en cuenta no solo la gran cantidad de producciones agrícolas sino también la escala de los productores.

En diálogo con Infobae, el coordinador de la Red BPA, Juan Brihet, explicó que este “es un proyecto de ley de presupuestos mínimos para el uso, aplicación y gestión de productos fitosanitarios” y comentó que “hace poco más de dos años empezamos a trabajar en el proyecto respondiendo a la preocupación que había de la sociedad y de todos los actores del sector agropecuario sobre el tema en Argentina”.

En este sentido, explicó que en el diseño “pusimos el foco en los lineamientos o requisitos básicos y se trabajó en una mesa técnica recopilando y consensuando cuáles son los criterios mínimos para aplicarlos en todas las producciones del país y para todo tipo de productores y realidades de las distintas ciudades”.

Según Brihet, las “preocupaciones” por parte de la sociedad en cuanto a la utilización y aplicación de fitosanitarios responde a la falta de información con la que cuenta, la cual no fue suministrada por el sector, entre otros factores.

“Hubo una gran falta de información durante muchísimos años desde el sector agropecuario, donde no se comunicó lo que se hacía. Esa falta de información empezó a regir un montón de preguntas que salían de la sociedad con toda lógica cuando vos aplicas un químico y tenés la necesidad de saber qué pasa con esto, a lo que se suma la demanda de los consumidores para obtener información de cómo se producen los alimentos”, comentó Brihet.

Luis Basterra, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Esta semana recibirá el proyecto sobre el uso de agroquímicos (Presidencia)
Luis Basterra, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Esta semana recibirá el proyecto sobre el uso de agroquímicos (Presidencia)

Y agregó: “Hoy la lupa está puesta sobre el sector agropecuario que genera una enorme cantidad de efectos positivos al país, es uno de los motores de la economía, pero la lupa de la sociedad está puesta también en observar lo que nos interesa y las exigencias que tenemos, entonces tenemos que dar respuesta a eso”.

El proyecto

Para Brihet, el punto más importante del proyecto de Ley de presupuestos mínimos para la Gestión de Productos Fitosanitarios es que “sienta las bases de los requisitos mínimos para legislar sobre agroquímicos y lo superador es que va a ordenar, controlar y sancionar cuando no se cumplan estas normas. Hoy hay una gran disparidad y es muy heterogénea la situación normativa que hay para su aplicación. Lo que busca el proyecto es ordenar”.

De aprobarse la normativa, lo primero que se tendrá que llevar a cabo será un ordenamiento territorial a cargo de los municipios. Este proceso contará con la participación de la Mesa de Diálogo convocada por las autoridades del distrito para “involucrar a todos los actores de la sociedad civil local para ver los criterios, sobre todo en lo que respecta al ordenamiento territorial”.

Allí se delimitarán las “zonas sensibles”, las cuales pueden comprender el ejido urbano o casas rurales o, inclusive, puestos de la policía caminera. En esta área estará prohibida la aplicación de fitosanitarios. Una vez establecidos los límites, se los extenderá por 10 metros para aplicaciones terrestres y 45 metros para las aéreas.

Una vez definido esto, comienza el “área de amortiguamiento” donde se podrá utilizar fitosanitarios, pero bajo los criterios establecidos por la Ley. Aquí es “donde la Mesa de Diálogo va a definir hasta dónde llega y en dónde se necesitan los requisitos específicos para la aplicación”.

“Todo lo que sean BPA tienen que estar implementadas en todo el territorio, pero en la zona de amortiguamiento se van a fiscalizar, por lo que va haber control y sanción para cuando no se cumplen. Eso incluye condiciones ambientales, regulación y calibración de las maquinarias, qué tipo de máquinas se pueden usar”, entre otras cosas. Una vez delimitadas estas zonas tendrán que ser elevadas a las provincias, las cuales serán la autoridad de aplicación.

Esta semana, el proyecto será presentado al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, y se comenzará una ronda de reuniones con legisladores de todos los espacios políticos.

“La idea es elevarlo para su tratamiento y que avance en la Cámara de Diputados para que siga el camino legislativo”, comentó Brihet y agregó que pretenden que “todos los conozcan y aporten y que sea un proyecto de consenso político”.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR